Archivo de la etiqueta: La chica del lunar

Tragedia casi griega

Crisis. ¡Oh, tragedia! No. No os asustéis; esa crisis no. Bueno, también, pero no es de la crisis de todos de la que os quería hablar hoy sino de la mía propia. Crisis creativa (¡Oh, no, por Dios, eso no!). Hala, ya lo he dicho. Pues sí. Que no sé qué escribir, vamos. Cierto es […]

La chica del lunar en issuu

Buenas. Antes de nada querría pediros disculpas por el retraso en la publicación de reseñas; hace ya mucho de la última. Me comprometo a colgar la próxima la semana que viene: Petros Márkaris. Ya le tenía ganas a este hombre y su Con el agua al cuello, pero no adelantemos acontecimientos. Hoy sólo quería deciros […]

Vosotros decidís

Acabo de darme cuenta de que hace ni más ni menos que dos semanas que no doy señales de vida en este blog. Desde aquí os tranquilizo: sigo viva y en plenas facultades mentales (por lo menos no menos plenas que la última vez que me digné a escribir para vosotros, que ya es algo). […]

La chica del lunar – último capítulo

—¿Y eso qué más da? —es la última respuesta de mi abuela antes de dar un pasito girando sobre sí misma para darse la vuelta y volver a sentarse frente a Manolín, que sigue a lo suyo, moja que moja el chucho en el café con leche. —¿Que qué más da? —¡habráse visto!—¿Cómo que qué más da? […]

La chica del lunar – capítulo 44

—¿Tú qué crees? —pregunta mi abuela. La verdad, ni puñetera idea. Mi vida, que ha sido siempre más bien aburrida tirando a sosa, parece haberse vuelto loca últimamente para obsequiarme con situaciones absurdas o surrealistas a porrillo. Yo, que pasaba mis días yendo y viniendo del trabajo a casa sin más novedad que una queja diaria […]

La chica del lunar, últimos telediarios

A veces las cosas empiezan de la manera más tonta, como la chica del lunar, que comenzó como consecuencia de mi sequía creativa, ¿lo recordáis? Necesitaba obligarme a escribir algo para vosotros porque no era capaz de «producir» de manera disciplinada a falta de un compromiso con alguien que me tirara de las orejas. Y […]

La chica del lunar – capítulo 43

Fernando y el Chungo han resultado ser dos compinches de lo más obediente y han salido pitando hacia adelante, sin pararse a mirar siquiera si venía un coche. Les ha salvado de la muerte segura el estar en pleno verano y ser, encima, sábado, puesto que a esta hora cualquier día entre semana durante el […]