La chica del lunar – capítulo 44

la chica cap 44

—¿Tú qué crees? —pregunta mi abuela.

La verdad, ni puñetera idea. Mi vida, que ha sido siempre más bien aburrida tirando a sosa, parece haberse vuelto loca últimamente para obsequiarme con situaciones absurdas o surrealistas a porrillo. Yo, que pasaba mis días yendo y viniendo del trabajo a casa sin más novedad que una queja diaria nueva sobre mi jefa, he pasado en el último mes por el susto de haber casi matado por sobredosis de cafeína en el café de la mañana a un cliente que acabó convirtiéndose en mi nuevo jefe. He presenciado la transformación personal de éste después de colaborar -también involuntariamente- en la ruptura de su matrimonio y su posterior salida del armario. Sin comerlo ni beberlo he sido cómplice en el robo un de un vehículo en plena calle a manos del Chungo, un curioso personaje que debía un favor a Fernando y que ha acabado fregando el baño de mi abuela después de pedirle asilo político en su huída de la mafia china, a la que había birlado una maleta repleta de sospechosas matrioskas de no menos sospechoso relleno con la que, mira tú por dónde, ha desaparecido mi abuela. Y pese a haber dado con la madre de mi madre y su maleta, las que no aparecen por ningún lado son las dichosas muñecas rusas. Miedo me da cómo pueda acabar todo esto.

—Pues… no sé.

Repaso mentalmente los últimos acontecimientos y, de repente, caigo. El niño chino que atravesó corriendo la plazoleta para tirar un paquete en la papelera de la esquina de ésta. Manolín, recogiendo con la velocidad del rayo el mismo paquete y corriendo calle abajo para entregárselo a mi abuela durante una merienda a base de chuchos y croissants de mantequilla.

—¿Qué hay en el paquete? —pregunto de repente, señalando al interior de la panadería, en la que Manolín sigue dando cuenta de la merendola, masticando parsimoniosamente su bollo mojado en café con leche mientras una gota de éste le resbala por la barbilla.

—¿Tú qué crees? —vuelve a decir ella. La verdad, esta actitud suya empieza a molestarme.

—¿Entonces…? —señalo esta vez hacia el otro lado, dirección en la cual se encuentra el bazar Próspero, de donde salió la dichosa maleta. Mi abuela asiente, condescendiente—Pero… ¿no…?

Creo que ya había comentado la tendencia de mi familia -de la cual, por suerte o por desgracia, formo parte- a comunicarse mediante frases incompletas que, para maravilla de extraños, son suficientes para entendernos perfectamente en nuestro día a día. Mi abuela niega con la cabeza, respondiendo así a mi pregunta, que no era otra que si no tenía miedo de que el amigo del Sr. Próspero, propietario primero de las matrioskas, tomara represalias contra ella después de saber a quién había pagado un rescate por ellas. No hay de qué preocuparse. La respuesta de mi abuela lo ha dejado claro, puesto que el mensaje último de ese simple movimiento de cabeza no era otro que «tu abuela no es tonta y ha tomado todas las medidas necesarias para asegurarse de que el dueño de la maleta no sepa quién le ha revendido sus propias muñecas. ¿O te crees que soy tonta?».

Pues no. No creo ni he creído nunca, ni por un instante, que mi abuela fuera tonta. Ni en un pelo, vamos.

—Y, ¿entonces…? —mi pregunta está también muy clara para ella.

Vota en la encuesta cómo quieres que continúe la historia y lee aquí el próximo viernes 3 de mayo, EL ÚLTIMO EPISODIO de La chica del lunar.

Anuncios

4 comentarios en “La chica del lunar – capítulo 44

  1. El viernes última entrega???
    Hasta el lunes no lo podré leer, espero que no nos dejes sin saber que había dentro de las muñequitas!!!
    Un petonet i bona semana,

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s