Ha vuelto, de Timur Vermes, llevado al cine por David Wnendt

Creo que con el dibujito de al lado no harán falta muchas explicaciones para que sepas de qué —o de quién— vengo a hablarte hoy. Todo un acierto del diseñador de la portada, desde luego; chapó.

Y pensarás: ha leído el libro. Pues bien: no, así que no puedo decir que estaba mejor que la peli porque ni lo he abierto—si te apetece hacerlo, te animo a leerlo y  a que me lo cuentes después; lo publicó Seix Barral en 2013—.

Quizás te preguntes, entonces, a santo de qué te hablo de él. Todo viene porque el otro día vi la película —si tienes Netflix la encontrarás allí— y no me dejó indiferente. No sabría decirte cómo me dejó, pero está claro que indiferente no sería la palabra adecuada. La idea es original, desde luego: un buen día Hitler aparece sin saber cómo ni por qué en el lugar exacto en el que se encontraba su búnker, pero en el Berlín de 2011. De ahí el ha vuelto, hecho, de por sí, ya bastante terrorífico. Debería serlo, por lo menos. Creo yo, vamos. Lo gracioso es que no todo el mundo parece tener esta misma reacción ante la situación. Eso es lo que realmente asusta. Hitler se pasea por toda Alemania diciendo que es quien es, no engaña a nadie ni en eso ni en ninguna otra cuestión: su discurso es el mismo que mantenía en la época en la que estamos acostumbrados a ubicarlo y, contrariamente a lo que sería de esperar teniendo en cuenta lo que ahora sabemos que resultó de aquello, también lo es la reacción de no pocas personas. Por si todo ello fuera ya poco escalofriante, resulta que parte de la película es documental, es decir: todo esto que te he contado es el resultado de las experiencias con la gente durante la tournée que Hitler y otro de los personajes se marcan por media Alemania. Glups.

Aquí la criatura. ¿Da miedo o no?

Lo que más me llamó la atención —además del alto ratio de nazis, potenciales o no, por metro cuadrado— es la clara diferencia entre los jóvenes y los mayores, los únicos, estos últimos, en soliviantarse al ver corriendo por ahí a un tipo vestido de Hitler proclamando las mismas barbaridades del siglo pasado. Aquí puedes leer las impresiones de Oliver Masucci, el actor que lo interpreta, en una entrevista en la que cuenta cómo la gente lo alababa.

Para acabar de dar el toque surrealista a la buena acogida del Führer en su retorno, este es tomado por un actor muy metido en su papel y acaba convertido en una estrella mediática que dispara las audiencias de todos los programas de televisión en los que participa. Plantea todo esto como una comedia y tienes ante tus narices la evidencia, no tan cómica, de que sería perfectamente posible que la historia se repitiera, más aún en una época como la que vivimos —crisis económica, inmigración, terrorismo, la amenaza islámica—. Con poco esfuerzo cualquier fanático puede hacernos pasar por lo mismo, y sin necesidad de un golpe de estado ni de engañar a nadie, simplemente explotando en su favor el malestar general y esa xenofobia tan generalizada en Europa de un tiempo a esta parte acabará en un drama aún mayor que el que ya vivimos. Este es el verdadero mensaje de la película: no tenemos memoria histórica, la Segunda Guerra Mundial es eso tan lejano que sale en las películas y que no va con nosotros. Cuando el coprotagonista —el descubridor de Hitler— se da cuenta de que se trata del auténtico acaba siendo tomado por loco al contárselo a los demás. Nadie cree que ese señor tan serio que dice cosas tan horribles constituya una amenaza real. Y mientras nadie lo crea corremos el riesgo de que esa amenaza acabe convertida en un peligro del que no nos percatemos hasta que ya sea demasiado tarde.

Selección de novelas gráficas (por alguien que sabe)

novelas-graficas

Novelas gráficas. Es un tema chulo, ¿no?. A mí, por lo menos, me lo parece. Si estáis pensando, sin embargo, que yo soy ese alguien que sabe que adelantaba en el título del post, siento mucho decepcionaros, pero no: no soy yo. ¿Debéis salir corriendo ante tal chasco? Vosotros mismos, pero os recomiendo que no lo hagáis si realmente os interesa el tema, ya que sí que os voy a dar lo que prometía: una selección de novelas gráficas, pero no mía, sino de Núria Algarra, autora del blog La estantería de Núria —que os recomiendo seguir—, en el que reseña libros de todo tipo y que me dio la solución a una de mis grandes ambiciones en la vida: escribir un post sobre novela gráfica, un tema sobre el que aún tengo que aprender; ella, sin embargo, lo tiene por la mano y lo hace con mucho arte y salero en las reseñas de diez obras que considera dignas de mencionar dentro de este género y de las cuales ha hecho un listado en su blog. Para saber lo que cuenta, seguid este enlace.

El nuevo año de Las últimas palabras

¡Hola a todos! Quizás os haya sorprendido la nueva apariencia del blog, completamente diferente de la anterior, pero hacía ya un tiempo que me rondaba la cabeza la idea de hacer un cambio y la toma de otra decisión —que últimamente también revoloteaba a mi alrededor— me ha obligado a hacerlo. ¿Qué decisión? Pues que, tras pensarlo, creo que ha llegado el momento de convertir este espacio en una web, con su dominio propio y tal, en la que fuera más fácil localizarme online con mi nombre. Así que aquí estamos. Sigue leyendo

Último programa de Cuarto Cuarta (Ràdio Ciutat Vella)

13669599_1200959796605636_8503113769329415761_n

Los que acostumbráis a pasar por aquí ya sabréis de qué os hablo si os menciono Cuarto Cuarta, el programa de Ràdio Ciutat Vella desde el que solía comentar gran parte del material que compartía con vosotros en este blog; pues bien: como todo en la vida, ésta ha sido una etapa con un principio (hace casi dos años) y un final (ayer mismo, momento en que tomamos esta foto como recuerdo y homenaje a la seriedad que caracterizaba cada uno de nuestros programas). Los habitantes del cuarto cuarta han animado durante ocho años las noches de los jueves y han decidido por fin abandonar el piso y echar a volar cual polluelos al dejar el nido (snif). Para mí han sido dos años muy especiales y de diversión loca ante el micro. Si volveré a contaros más cositas desde la radio es aún todo un misterio (incluso para mí), lo que sí es seguro es que mis compañeros de piso y yo seguiremos reuniéndonos para tomar unas cervezas y ponernos al día de nuestras aventuras en solitario en el frío mundo que se extiende tras las paredes de nuestro apartamento.

 

If y Galaxy Science Fiction, revistas de ciencia ficción, en descarga gratuita

galaxy-magazine-if

Si nunca os habéis pasado por el Blog de Jack Moreno, hacedlo, especialmente si os gusta la ciencia ficción, ya que buena parte de su contenido está dedicada a este género. Yo, como ya lo sé, puedo ver sus nuevas entradas fresquitas en mi lector (os recomiendo que lo sigáis vosotros también). Ha sido así como he llegado a su último post, en el que nos cuenta más o menos lo mismo que os voy a decir yo: que todos los números de la revista Galaxy, dedicada a la ciencia ficción, están disponibles para descargar o leer online. En este otro nos dice lo mismo sobre If, Worlds of Science Fiction, otra revista pulp del género, también con origen en los años 50, y que se acabó fusionando con ella en 1975. Sigue leyendo

Sant Jordi 2016: firma de #Laspesquisas con Biblioteques de L’Hospitalet

13096199_1043598225710754_1141505993973789035_n

Otro Sant Jordi. Con la tontería, y aunque parezca mentira, éste ya es el segundo de #Laspesquisas; el anterior, cierto, hacía tan poquito que se acababa de presentar (ni una semana de vida tenía la criatura) que casi no había tenido tiempo de aclimatarse a este nuevo mundo fuera de la imprenta (ni yo tampoco). Fue precisamente por esa misma razón por la que no pude estar presente en la firma que cada año organiza Biblioteques de L’Hospitalet con los autores locales en la Rambla Just Oliveras, el meollo del Sant Jordi de L’Hospitalet; ya estaba todo organizado. No pudo ser. [leer más]

Sant Jordi 2016: firma de Las pesquisas de un cadáver amnésico

cartell signatures sant jordi 2016

Ya está aquí Sant Jordi, como cada año, marcando, para mí, el verdadero inicio de la primavera o, por lo menos, de esa parte de ella en la que, ¡oh, sí, por fin!, puedes descartar el abrigo para salir de paseo y jurar que nuca jamás volverás a sumergirte en semejante riada humana (promesa que sabes que que incumplirás al año siguiente -esto es como las dietas o, en mi caso, como el salir a correr-; al ser humano, el vivir engañado por sí mismo le sirve para soportar mejor su propia inconstancia, qué le vamos a hacer). Sigue leyendo