Mi vecino de arriba, Herman Koch

mi_vecino_de_arriba_herman_kochHace ya tiempo que me cayó como regalo Estimado señor M., segunda novela de Herman Koch que adorna la estantería de mi casa. En este caso, eso es lo único que hace, ya que a media lectura —allá por la página 200 y pico— decidí aparcarla. ¿Qué le vamos a hacer? Esas cosas pasan; un libro no acaba de engancharte, por lo que sea, y decides abandonarlo aun cuando te guste el estilo del autor, como en este caso. Quizás no era su momento. Ya lo atacaré de nuevo en el futuro, algún día —no sería la primera vez que devoro un libro en un segundo intento de lectura después de haber sido apartado a medio leer—.

Me había decidido por este título porque me había gustado La cena, una anterior novela de Herman Koch que ya os reseñé en su día. En este caso, Estimado señor M. venía con un regalito para aquellos que lo compraran en la Fnac: un librito con Mi vecino de arriba, un relato inédito del autor. Se lee en un momento. El texto en sí es la carta que un hombre cualquiera escribe para pedir que investiguen a su vecino de arriba porque, en su opinión, esconde algo potencialmente peligroso para la sociedad. Sigue leyendo

Anuncios

Eran morenos y de ojos dorados, Ray Bradbury

eran-morenos-y-de-ojos-dorados

Nada más ver la edición ilustrada que Tropo editores había hecho de Eran morenos y de ojos dorados, de Ray Bradbury, me enamoré de ella. No sólo se trataba de un relato de un autor que me gusta sino que además iba acompañado de unos dibujos preciosos de Óscar Sanmartín Vargas que me cautivaron desde el primer momento.

El relato, que bien podría haber formado parte de Crónicas marcianas, puesto que trata el mismo tema, el de la colonización de Marte por una raza humana que abandona paulatinamente su planeta después de haberlo convertido en un lugar peligroso y hostil en el que se vive constantemente amenazado por una guerra y la posible destrucción de la vida en él, está incluido en Remedio para melancólicos, otra compilación de relatos del autor, aunque sin una relación aparente entre ellos. Sigue leyendo

Crónicas marcianas, Ray Bradbury

9788445076538

Crónicas marcianas, de Ray Bradbury, ha sido el último libro en ocupar su sitio definitivo en mi estantería. A lo largo de los 25 relatos que lo componen, su autor nos relata la llegada del hombre a Marte y su posterior colonización (aunque creo que invasión sería un término más acertado).

Para evitar confusiones: en adelante, cuando me refiera al «hombre» o al «ser humano», estaré hablando, en realidad, del hombre blanco, al que en este libro se presenta como lo que es, un destructor estúpido, egoísta, violento y avaricioso, una plaga que arrasa con todo para imponer su estilo de vida allá donde vaya, sin dejar lugar a aquello que pueda ser diferente, potencialmente peligroso y, en cualquier caso, siempre un estorbo de cara a sus planes uniformadores. Un ser incapaz de concebir siquiera un modo de vivir diferente al suyo, una cultura en la que el dinero no suponga la única fuente de felicidad posible, lejos de cualquier esencia humana, distanciado de la naturaleza, a la que desprecia más allá de los beneficios económicos que ésta pueda reportarle. El capitalismo, como sinónimo de la cultura occidental y, por tanto, del hombre blanco, es un depredador sin escrúpulos que acaba corrompiendo al resto de culturas terrestres. Sigue leyendo

Historias extraordinarias, Roald Dahl

9788433920232

Roald Dahl ha sido, por ahora, el último en abandonar mi sempiterna lista de autores pendientes. Para sacarlo de su ostracismo he elegido Historias extraordinarias, una recopilación de siete relatos, más largos, unos, menos, otros, que acaban llenando las 225 páginas de este libro  publicado por Anagrama.

Aunque las historias varían en longitud y temática, comparten algunos aspectos, haciendo que lo extraordinario de cada una de ellas, pese a encontrarse en todas, adopte diversas formas. Para empezar no se trata de relatos que busquen la sorpresa del lector, el típico giro inesperado al llegar al final o algún nuevo dato que nos haga cambiar por completo la visión de los hechos; lo singular de cada una de las historias no es sino la historia en sí. Son hechos poco habituales, curiosos, asombrosos o, directamente, increíbles, y no necesitamos esperar al desenlace para acabar de saborearlos en su totalidad; lo que tenemos que disfrutar está en la narración, en qué dice y en cómo lo hace. Sigue leyendo

Infieles y adulterados, Juan José Millás

f03112014102602

De manera totalmente casual llegué el otro día a una librería en la que, a priori, tampoco tenía intención de comprar. Contra todo pronóstico, sin embargo, salí de allí con dos libros, uno de los cuales no era otro que éste: Infieles y adulterados, una compilación de catorce cuentos de Juan José Millás basados en el adulterio.

«No hay estadísticas fiables sobre el número de adulterios que se cometen en el mundo cada hora, cada minuto, cada segundo, pero son tantos que casi estamos a punto de afirmar que la base del matrimonio es el adulterio. Más aún: la base sobre la que se sostiene la realidad es el adulterio.» Juan José Millás

Sigue leyendo

#SincroniciUdad, varios autores

sincro_portada_1_texto2

Hace escasa media hora que he terminado de leer #SincroniciUdad, antología de relatos compilados por Gabri Ródenas con la temática común de la sincronicidad (término elegido por Carl Gustav Jung para aludir a la simultaneidad de dos sucesos vinculados por el sentido pero de manera acausal). Más abajo os haré llegar mis impresiones al respecto pero, antes, dejad que os ponga en antecedentes.

Ya os había hablado de Gabri Ródenas con anterioridad (dos veces, para ser exacta, con motivo de sus dos últimas novelas, El búnker de Noé y Estación Orichalcum) y, en cuanto supe de su iniciativa, materializada ya en forma de antología de relatos, me fascinó, tanto por la temática en torno a la que giraba como por el concepto de la misma: su intención era reunir en un mismo volumen relatos de diferentes autores (tanto noveles como consagrados) y destinar los beneficios de su venta a fines sociales. Solo por esto ya llamó mi atención pero, además, como ya venía siendo una constante en las fechorías de Gabri, el proyecto estaba basado, en buena parte (y en este caso, en su totalidad) en la participación, tanto de los agentes directamente implicados en el proceso de creación como de su público, especialmente a través de las redes sociales; de ahí, entre otras cosas, que el título de la obra fuera, en sí mismo, un hashtag, #SincroniciUdad, el utilizado para seguir el proyecto a lo largo y ancho de la red.

Me pareció una idea interesante, demasiado, quizás, como para mantenerme al margen, así que me propuse participar en ella con un relato. Lamentablemente, no acabé de encontrar la inspiración -si es que eso existe- suficiente como para englobar un relato dentro de la temática de una forma satisfactoria; no terminaba de convencerme ninguna de las historias que me vinieron a la mente y, finalmente, me resigné a disfrutar del resultado del trabajo de los demás desde el otro lado.

Ya os ha sucedido: pensar en esa persona a la que hacía años que no veíais y coincidir ese mismo día con ella; un déjà vu; la sensación de haber vivido una experiencia determinada en otro momento y lugar; la sospecha de que todo está conectado —personas, objetos y acontecimientos—; la intuición de que hay un destino para cada uno de nosotros, anunciado y guiado por misteriosas señales que parece enviarnos el universo. Sí, la vida es un extraño, complejo y apasionante puzzle cuya imagen completa rara vez nos es dado contemplar.

#SincroniciUdad nace del afán de construir una nueva polis donde todos los agentes del mundo del libro y la lectura se den la mano. El proyecto no tardó en llamar la atención de autores prestigiosos o ilustradores de la talla de José Ángel Ares, que se prestaron gustosamente a participar de un modo u otro en esta locura cuyos beneficios serán donados íntegramente a obra social.

Me he demorado un poco, puesto que #SincroniciUdad está disponible en Amazon desde julio pero por fin puedo hablaros del resultado de este trabajo en equipo desde mi punto de vista. Leía precisamente entre las opiniones de los lectores en Amazon una de un usuario que decía que esperaba más del proyecto pero que, pese a ello, no dejaba de recomendar su lectura y, la verdad, esta es, básicamente, mi propia opinión sobre la obra. No diré que sea una mala antología ni que su calidad sea pésima, ya que no lo creo; simplemente se trata de una compilación de relatos de diferentes autores, con diferentes bagajes y estilos, algunos de los cuales cuentan ya con una cierta trayectoria, mientras que otros apenas se inician en este tipo de aventuras. Difícil es ya que te gusten absolutamente todos los relatos de la antología de un mismo autor, no digamos ya si se trata de varios de ellos, pero, entre tanta aportación, seguro que acabaremos encontrando alguna que otra que, por una simple cuestión de gusto personal, haga que nos alegremos de haberle dado una oportunidad (a mí, alguno que otro me ha sacado una sonrisa sincera y también los hay que me han enternecido o angustiado). Si a ello le sumamos que su precio es de 0,89€ y que los beneficios serán destinados a fines sociales no veo cuál puede ser el motivo para no hacerse con ella. Animaos y me contáis.

Cómpralo en Amazon: #SincroniciUdad

Las mil caras del monstruo, varios autores

Hacía mucho que no leía relato. Hubo una temporada en que dediqué mucho tiempo a la lectura de este tipo de literatura, quizás porque yo misma estaba centrada en ella a la hora de escribir. Esta antología de cuentos, Las mil caras del monstruo, es la primera publicación de Bracket Cultura, un sello independiente que pretende dar voz a aquellos autores de calidad que, por dedicarse a géneros en los que las grandes editoriales no suelen confiar, como el relato, no tienen la oportunidad de encontrar un editor entre ellas.

Las mil caras del monstruo es una antología compuesta por doce relatos dentro del género fantástico de diferentes autores. Todos ellos, a excepción de «La familia y uno más», de Raúl del Valle, habían sido publicados con anterioridad.

[El monstruo] representa nuestras tendencias perversas y homicidas; tendencias que aspiran a gozar, liberadas, de una vida propia. En las narraciones fantásticas, monstruo y víctima simbolizan esta dicotomía de nuestro ser; nuestros deseos inconfesables y el horror que ellos nos inspiran. El “más allá” de lo fantástico en realidad está muy próximo; y cuando se revela, en los seres civilizados que pretendemos ser, una tendencia inaceptable para la razón, nos horrorizamos como si se tratara de algo tan ajeno a nosotros que lo creemos venido del más allá. Entonces traducimos ese escándalo “moral” en términos que expresan el escándalo “físico”. La razón que distinguía las cosas y subdividía el espacio, cede su lugar a la mentalidad mágica. El monstruo atraviesa los muros y nos alcanza donde quiera que estemos; nada más natural, puesto que el monstruo está en nosotros. Ya se había deslindado en lo más íntimo de nuestro ser cuando fingimos creerlo fuera de nuestra existencia.

Louis Vax “Arte y literatura fantásticos” (1973)

El monstruo es el punto en común de todos los relatos. Todos ellos lo tienen como protagonista. No se trata, necesariamente, de un monstruo convencional (un zombi, un vampiro, un ser mutante o cualquier otro engendro asqueroso), aunque no se puede decir que esta antología esté libre de ellos, sino que se amplía el punto de mira hasta contemplar la totalidad del concepto de monstruo, englobando dentro de él sus características más humanas (la mayoría de ellas, sobre todo si tenemos en cuenta que el monstruo en sí no tiene ningún sentido si no es en contraposición con lo que es comúnmente considerado como correcto y que es, frecuentemente, confundido con aquello «humano»).

Yo he disfrutado la lectura de esta recopilación, tanto por suponer un reencuentro personal con el género, durante tanto tiempo abandonado por mi parte, como por el contenido de la misma. Espero que, si os decidís a leerla, os guste tanto como a mí.

Cómpralo en Amazon: Las mil caras del monstruo