Ha vuelto, de Timur Vermes, llevado al cine por David Wnendt

Creo que con el dibujito de al lado no harán falta muchas explicaciones para que sepas de qué —o de quién— vengo a hablarte hoy. Todo un acierto del diseñador de la portada, desde luego; chapó.

Y pensarás: ha leído el libro. Pues bien: no, así que no puedo decir que estaba mejor que la peli porque ni lo he abierto—si te apetece hacerlo, te animo a leerlo y  a que me lo cuentes después; lo publicó Seix Barral en 2013—.

Quizás te preguntes, entonces, a santo de qué te hablo de él. Todo viene porque el otro día vi la película —si tienes Netflix la encontrarás allí— y no me dejó indiferente. No sabría decirte cómo me dejó, pero está claro que indiferente no sería la palabra adecuada. La idea es original, desde luego: un buen día Hitler aparece sin saber cómo ni por qué en el lugar exacto en el que se encontraba su búnker, pero en el Berlín de 2011. De ahí el ha vuelto, hecho, de por sí, ya bastante terrorífico. Debería serlo, por lo menos. Creo yo, vamos. Lo gracioso es que no todo el mundo parece tener esta misma reacción ante la situación. Eso es lo que realmente asusta. Hitler se pasea por toda Alemania diciendo que es quien es, no engaña a nadie ni en eso ni en ninguna otra cuestión: su discurso es el mismo que mantenía en la época en la que estamos acostumbrados a ubicarlo y, contrariamente a lo que sería de esperar teniendo en cuenta lo que ahora sabemos que resultó de aquello, también lo es la reacción de no pocas personas. Por si todo ello fuera ya poco escalofriante, resulta que parte de la película es documental, es decir: todo esto que te he contado es el resultado de las experiencias con la gente durante la tournée que Hitler y otro de los personajes se marcan por media Alemania. Glups.

Aquí la criatura. ¿Da miedo o no?

Lo que más me llamó la atención —además del alto ratio de nazis, potenciales o no, por metro cuadrado— es la clara diferencia entre los jóvenes y los mayores, los únicos, estos últimos, en soliviantarse al ver corriendo por ahí a un tipo vestido de Hitler proclamando las mismas barbaridades del siglo pasado. Aquí puedes leer las impresiones de Oliver Masucci, el actor que lo interpreta, en una entrevista en la que cuenta cómo la gente lo alababa.

Para acabar de dar el toque surrealista a la buena acogida del Führer en su retorno, este es tomado por un actor muy metido en su papel y acaba convertido en una estrella mediática que dispara las audiencias de todos los programas de televisión en los que participa. Plantea todo esto como una comedia y tienes ante tus narices la evidencia, no tan cómica, de que sería perfectamente posible que la historia se repitiera, más aún en una época como la que vivimos —crisis económica, inmigración, terrorismo, la amenaza islámica—. Con poco esfuerzo cualquier fanático puede hacernos pasar por lo mismo, y sin necesidad de un golpe de estado ni de engañar a nadie, simplemente explotando en su favor el malestar general y esa xenofobia tan generalizada en Europa de un tiempo a esta parte acabará en un drama aún mayor que el que ya vivimos. Este es el verdadero mensaje de la película: no tenemos memoria histórica, la Segunda Guerra Mundial es eso tan lejano que sale en las películas y que no va con nosotros. Cuando el coprotagonista —el descubridor de Hitler— se da cuenta de que se trata del auténtico acaba siendo tomado por loco al contárselo a los demás. Nadie cree que ese señor tan serio que dice cosas tan horribles constituya una amenaza real. Y mientras nadie lo crea corremos el riesgo de que esa amenaza acabe convertida en un peligro del que no nos percatemos hasta que ya sea demasiado tarde.

VillaNoir, este fin de semana: género negro en los Pirineos.

villanoir-cartel-2017VillaNoir. Debería sonarte este nombre si has estado pendiente del blog estos últimos meses, puesto que ya hablé de este nuevo festival de género negro en enero, nada más enterarme de su nacimiento —porque sí, esta es su primera edición, sigue este enlace para leer el post con la noticia—. Pues bien, el momento ya ha llegado y mañana comienzan los actos que, durante todo el fin de semana, tendrán lugar en Villanúa, un pequeño pueblo del Pirineo de Huesca.

La cosa comienza a las 19:30 con un concierto del Trío Dilettanti que servirá como acto inaugural del festival. Las actividades de los dos días posteriores están divididas por tipología: el sábado se celebrarán dos mesas redondas y una charla y, el domingo, una sesión de animación para niños y la proyección de dos películas: Perdición y El tercer hombre. Tiene, pues, un poco de todo, tanto si eres más de literatura como si prefieres el cine. Puedes, además, introducir a los niños el gusanillo por el género negro con el Cluedo en vivo que se organiza para ellos el domingo —ojo si es el caso, porque necesitarás reservar previamente—. Si te interesa y quieres pasarte por allí, sigue este enlace para consultar con detalle toda la programación.

Entrevista a Juanma Hinojal, autor de Los mundos de Ravenholdt

juanma_hinojal

Juanma Hinojal es un joven escritor palentino —y muy majo, por el trato que he tenido con él— que viene del mundo del cine y que, tras publicar un libro de relatos un tiempo atrás, acaba de lanzarse con su primera novela, Los mundos de Ravenholdt, publicada por Ediciones Lacre, escrita con un original planteamiento en el que nos pasea a lo largo y ancho de varios universos paralelos durante la trama. Curioso, ¿no? Pues, si queréis saber más, corto el rollo y os dejo con lo que él mismo me ha contado de ella. Aquí lo tenéis: Sigue leyendo

SFX, revista de fantasía y ciencia ficción, estrena edición española el 24 de febrero

portada-sfx-numero-1

Enhorabuena, fans de la ciencia ficción y la fantasía —sé que algunos de vosotros transitáis por aquí habitualmente—, ¡Tenéis nueva revista sobre ellas! Bueno, técnicamente, esto no es totalmente cierto, ya que se trata de una edición en español de la británica SFX, que, además, como aficionados al género, probablemente ya conocierais, ergo la noticia para vosotros —pensaréis— tendrá una importancia relativa, aparte del hecho de tener en vuestro propio idioma unos contenidos que hasta ahora estaban únicamente disponibles en inglés. Pues bien: sí. Y no. Porque la edición española no se limitará a reproducir los materiales publicados por su madre inglesa, sino que añadirá, a los artículos más destacados de esta, otros creados directamente aquí. Sigue leyendo

Novedad: Billete al fin del mundo, de Christian Wolmar. Hasta Siberia y más allá.

portada_billete-al-fin-del-mundo_christian-wolmar_201612121106

Aviso: post de nostalgia de un viaje nunca hecho. Allá vosotros si seguís leyendo. Al toparme con la noticia del lanzamiento de Billete al fin del mundo, de Christian Wolmar, me invadió ese sentimiento melancólico que te ataca al recordar algo que quedó pendiente en su momento y que difícilmente podrá ser en el futuro. La entrada de hoy puede considerarse, pues, la hija de aquel viaje que no tuvo lugar: el Transiberiano. Sigue leyendo

Reseña de Amores enanos, de Federico Jeanmaire

Amores_enanos_Federico_Jeanmaire

Amores enanos, de Federico Jeanmaire, no es una novela convencional, es uno de esos libros que lees y piensas: «¿qué?». Ese ha sido, por lo menos, mi caso. Debo decir, también, que mi opinión sobre él ha ido cambiando a medida que iba avanzando en su lectura: comencé muy motivada —la historia es muy original—, pasé por un bajón hacia la mitad del texto y recuperé la ilusión en la última parte; supongo que me costó situarme, adaptarme a él.

He leído por ahí reseñas muy entusiastas —fue finalista del Premio Herralde de Novela, así que le supone una cierta calidad— que alaban, entre otros aspectos, la originalidad de su estilo y de su estructura. Estoy de acuerdo con ellas: no hay más que leer las primeras páginas para darse cuenta del característico estilo del autor, que estructura el discurso de manera diferente al habitual en la mayoría de textos narrativos. Sigue leyendo

Selección de novelas gráficas (por alguien que sabe)

novelas-graficas

Novelas gráficas. Es un tema chulo, ¿no?. A mí, por lo menos, me lo parece. Si estáis pensando, sin embargo, que yo soy ese alguien que sabe que adelantaba en el título del post, siento mucho decepcionaros, pero no: no soy yo. ¿Debéis salir corriendo ante tal chasco? Vosotros mismos, pero os recomiendo que no lo hagáis si realmente os interesa el tema, ya que sí que os voy a dar lo que prometía: una selección de novelas gráficas, pero no mía, sino de Núria Algarra, autora del blog La estantería de Núria —que os recomiendo seguir—, en el que reseña libros de todo tipo y que me dio la solución a una de mis grandes ambiciones en la vida: escribir un post sobre novela gráfica, un tema sobre el que aún tengo que aprender; ella, sin embargo, lo tiene por la mano y lo hace con mucho arte y salero en las reseñas de diez obras que considera dignas de mencionar dentro de este género y de las cuales ha hecho un listado en su blog. Para saber lo que cuenta, seguid este enlace.