Ha vuelto, de Timur Vermes, llevado al cine por David Wnendt

Creo que con el dibujito de al lado no harán falta muchas explicaciones para que sepas de qué —o de quién— vengo a hablarte hoy. Todo un acierto del diseñador de la portada, desde luego; chapó.

Y pensarás: ha leído el libro. Pues bien: no, así que no puedo decir que estaba mejor que la peli porque ni lo he abierto—si te apetece hacerlo, te animo a leerlo y  a que me lo cuentes después; lo publicó Seix Barral en 2013—.

Quizás te preguntes, entonces, a santo de qué te hablo de él. Todo viene porque el otro día vi la película —si tienes Netflix la encontrarás allí— y no me dejó indiferente. No sabría decirte cómo me dejó, pero está claro que indiferente no sería la palabra adecuada. La idea es original, desde luego: un buen día Hitler aparece sin saber cómo ni por qué en el lugar exacto en el que se encontraba su búnker, pero en el Berlín de 2011. De ahí el ha vuelto, hecho, de por sí, ya bastante Sigue leyendo

Capitalismo canalla, César Rendueles

capitalismo-canalla

Por fin os traigo la reseña de Capitalismo Canalla, de César Rendueles. Y digo por fin no sólo por mi silencio de las últimas dos semanas (de por sí suficiente como para hacerlo), sino también porque es un libro que aparqué momentáneamente hace un año y que no he retomado hasta hace dos días (si, según Einstein, el tiempo es relativo, momentáneamente podría ser, en efecto, la palabra correcta en este caso). Lo importante, en fin, es que ya está leído. Para variar no se trata de una novela, que es a lo que os tengo acostumbrados, sino de un ensayo. Un ensayo de un tema que me interesa bastante, como habréis podido comprobar, ya que suele aparecer en muchas de mis reseñas y, por tanto, en los libros que leo: el capitalismo y sus efectos sobre la sociedad. Obviamente, si me atrae el reflejo de este tema en la literatura, imaginaréis que al leer el subtítulo de esta obra, Una historia personal del capitalismo a través de la literatura, los ojos me hicieron chiribitas. Pues sí. Sigue leyendo

El secreto de la modelo extraviada, Eduardo Mendoza

9788432225581

Cuando supe de la publicación de El secreto de la modelo extraviada, de Eduardo Mendoza, corrí a apuntarlo en mi lista a los Reyes Magos, que tuvieron la bondad de traerme éste y otros libros, alguno de los cuales ya os he reseñado. Comenzaré diciendo que soy bastante fan de Mendoza, vaya eso por delante, pero, por desgracia, ni ésta ni su anterior novela han acabado de convencerme (en mi opinión, quedan bastante lejos de algunas de las anteriores). Sigue leyendo

Ciencia ficción: extraterrestres y humanos en los libros

Sin ser muy consciente de ello, resulta que he leído más novelas protagonizadas por extraterrestres de las que imaginaba, lo cual me sorprende porque, pese a no desagradarme, la ciencia ficción no es un género que me interese especialmente y, en cualquier caso, la presencia de alienígenas no ha sido nunca el motivo por el que me haya decidido a leer ningún libro. Echando la vista atrás recuerdo cuatro ejemplos muy distintos entre sí pero que comparten un denominador común: en todos ellos la presencia de extraterrestres sirve para decir muchas cosas del ser humano, pocas de ellas buenas, sea mediante la descripción de las acciones del hombre o trazando paralelismos entre unos y otros. Trasfondo aparte, estas novelas se mueven entre el humor y el terror, pasando por otros estilos que puedan encontrarse entre estos, allá va: Sigue leyendo

La delicadeza, David Foenkinos

La delicadeza - David Foenkinos

 A veces la vida te prepara pequeñas sorpresas, regalitos inesperados que encuentras por casualidad y que te pegan al sofá durante una tarde entera, de la primera página a la última. Éste ha sido el caso de La delicadeza, de David Foenkinos. Llegué hasta una entrevista suya divagando por otros blogs sobre libros, me pareció interesante lo que se decía de él y decidí mirar, por pura curiosidad y sin mucha esperanza, si su novela estaría en la biblioteca de al lado de casa. Bingo.

Cuántas casualidades juntas, ¿no? Decidí aprovechar todas las molestias que el universo se había tomado para llevarme hasta este libro (sigo inmersa en el tema de la sincronicidad -sobre el que, además, estoy tramando algún que otro proyecto-) y acercarme por allí. Ayer, un día después de hacerme con la novela, me dispuse a pegarle el primer mordisco después de comer, me acomodé en el sofá y pasó la tarde entera sin que me diera ni cuenta. Cuando me volví a levantar ya era de noche y  La delicadeza era ya historia.

Nathalie es una mujer afortunada. Felizmente casada con François, pasa los días rodeada de risas y libros. Un día la pena llama a su puerta: François muere inesperadamente. Nathalie languidece entonces entre las paredes de su casa y se vuelca en la oficina. Pero justo cuando ha dejado de creer en la magia de la vida, ésta vuelve a sorprenderla y revelarse en su forma más maravillosa.

La delicadeza es la novela de la esperanza y la imaginación, la novela de ese París fascinante en el que el dolor y la vulgaridad se transforman en poesía. Un libro que querrás tener siempre cerca, para deleitarte de nuevo con su elegancia literaria o sonreír con su mordaz ingenio, pero, sobre todo, para recordar que siempre, incluso en los momentos más inesperados, cualquier cosa es posible.

La historia en sí no es gran cosa. Podría decirse que es casi (me aferraré al casi) como una comedia romántica, como lo es la película del mismo nombre, dirigida por el propio autor de la novela y su hermano Stéphane y protagonizada por Audrey Tautou y François Damiens, de la cual os dejo el trailer para que os podáis hacer una idea (yo no la he visto, así que no respondo de la calidad cinematográfica). Sí que debo decir (para no desanimaros a la hora de decidiros por este libro) que la percepción al perderse en la trama través del papel no es la misma que al hacerlo vía imágenes (por lo menos no la misma que me llega a mí al ver este fragmento).

La novela, sin embargo, más allá del argumento, está escrita con un humor muy elegante, con toques surrealistas y un enfoque muy cómico de algunas de las situaciones, aportando datos del todo innecesarios para el desarrollo de la trama pero que contribuyen en mucho a dotar a la historia de ese aire divertido y un pelo absurdo que la recorre. Os la recomiendo.

Cómpralo en Amazon: La delicadeza

Aurora Boreal, Åsa Larsson

aurora-boreal

Aquí estoy de nuevo, y otra vez con un libro retomado después de un infructuoso intento de lectura años atrás. Por alguna razón había desterrado Aurora Boreal a la estantería del estudio y, a saber por qué, este segundo ataque a la novela no sólo ha sido exitoso por haberla terminado sino, sobre todo, por haberla disfrutado.

He leído por ahí muy buenas críticas sobre las dotes narrativas de Åsa Larsson y, a libro leído, no puedo sino compartirlas. Sin llegar a los extremos de Stieg Larsson (el único autor que, hasta ahora, ha conseguido que me salte una comida con tal de no parar de leer), la autora me ha mantenido bien pegada al asiento del tren (que es donde más leo, lo reconozco), ávida de pistas sobre la muerte de Viktor Strandgård.

El cuerpo de Viktor Strandgård, el predicador más famoso de Suecia, yace mutilado en una remota iglesia en Kiruna, una ciudad del norte sumergida en la eterna noche polar. La herman de la víctima ha encontrado el cadáver, y la sospecha se cierne sobre ella. Desesperada, pide ayuda a su amiga de infancia, la abogada Rebecka Martinsson, que actualmente vive en Estocolmo y que regresa a su ciudad natal dispuesta a averiguar quién es el verdadero culpable. Durante la investigación sólo cuenta con la complicidad de Anna-Maria Mella, una inteligente y peculiar policía embarazada. En Kiruna mucha gente parece tener algo que ocultar, y la nieve no tardará en teñirse de sangre.

Parece que lo de los nórdicos y los asesinatos macabros funciona bastante bien sobre el papel. La mala noticia es que Stieg Larsson ya no está aquí para hacer que nos saltemos comidas o le robemos horas al sueño mientras leemos. La buena es que hay más autores dispuestos a intentarlo y la novela negra escandinava parece tener tirón todavía. Tras la continuación de la saga de la abogada Rebecka Martinsson, protagonista de las novelas de Åsa, quizás le llegue el turno a Camilla Läckberg, que es un nombre que empieza a llevar bastante tiempo resonando en mi cabeza.

Cómprala en Amazon:

En papel: Aurora boreal (Bestseller Internacional)

Versión Kindle: Aurora boreal

Kindle Touch y que cumplas muchos más

Al final cayó. Se vieron confirmadas mis sospechas al desgarrar el papel. No esperaba que fuera el Kindle Touch, eso sí; ahí llegó la sorpresa.

Todavía estoy en fase de aclimatación pero ya empiezo a perder el miedo a no encontrar la marca de página. Os parecerá una tontería pero lo que más raro me resulta es no poder ver claramente cuánto libro me queda por leer.  A la pantalla electrónica no me ha costado acostumbrarme y ni siquiera se me hace extraño no estar leyendo papel. Además, es muy cómodo. Más que un libro tradicional. No digamos ya si encima se trata de un libro tocho. No pesa, no abulta, no refleja la luz, la batería dura muchísimo… de momento, no hay pegas.

Lo he estrenado con El enredo de la bolsa y la vida, de Eduardo Mendoza, no podía ser de otra manera. Ya os contaré qué tal cuando acabe con él aunque, de momento, pinta tan bien como siempre.