Mi vecino de arriba, Herman Koch

mi_vecino_de_arriba_herman_kochHace ya tiempo que me cayó como regalo Estimado señor M., segunda novela de Herman Koch que adorna la estantería de mi casa. En este caso, eso es lo único que hace, ya que a media lectura —allá por la página 200 y pico— decidí aparcarla. ¿Qué le vamos a hacer? Esas cosas pasan; un libro no acaba de engancharte, por lo que sea, y decides abandonarlo aun cuando te guste el estilo del autor, como en este caso. Quizás no era su momento. Ya lo atacaré de nuevo en el futuro, algún día —no sería la primera vez que devoro un libro en un segundo intento de lectura después de haber sido apartado a medio leer—.

Me había decidido por este título porque me había gustado La cena, una anterior novela de Herman Koch que ya os reseñé en su día. En este caso, Estimado señor M. venía con un regalito para aquellos que lo compraran en la Fnac: un librito con Mi vecino de arriba, un relato inédito del autor. Se lee en un momento. El texto en sí es la carta que un hombre cualquiera escribe para pedir que investiguen a su vecino de arriba porque, en su opinión, esconde algo potencialmente peligroso para la sociedad. Sigue leyendo

La cena, Herman Koch

9788498384260

Reconozco que, al acabar de leer este libro, una de las cosas que me vino a la mente fue «¿qué reseña voy a hacer de él?». Me había gustado, de eso no había duda, pero no sabía qué pensar de la historia en sí y, sobre todo, de su protagonista, el narrador de los hechos.

Paul es un padre de familia que aparece ante nosotros como una persona agradable y, aparentemente, razonable, como un tío majo, vamos. Debo admitir que me dejé arrastrar por la simpatía que despertó en mí y que me hizo bajar la guardia ante su manera de plantear la historia; se vendió muy bien. Y piqué. Sigue leyendo

El abuelo que saltó por la ventana y se largó, Jonas Jonasson

Acabo de terminar El abuelo que saltó por la ventana y se largó. Es, sin duda, una de las novelas que más he disfrutado en mucho tiempo. El título me llamó la atención desde el primer momento; prometía. Y no defraudó: divertidísima, dinámica y original.

Momentos antes de que empiece la pomposa celebración de su centésimo cumpleaños, Allan Karlsson decide que nada de eso va con él. Vestido con su mejor traje y unas pantuflas, se encarama a una ventana y se fuga de la residencia de ancianos en la que vive, dejando plantados al alcalde y a la prensa local. Sin saber adonde ir, se encamina a la estación de autobuses. Allí, mientras espera la llegada del primer autobús, un joven le pide que vigile su maleta, con la mala fortuna de que el autobús llega antes de que el joven regrese y Allan se sube sin pensarlo dos veces, con la maleta ajena a rastras. Aún no sabe que el joven es un criminal sin escrúpulos y que la misteriosa maleta contiene cincuenta millones de coronas. Pero Allan Karlsson no es un abuelo centenario cualquiera… y en poco tiempo, tras una alocada aventura, pone todo el país patas arriba. Jonasson urde una historia extremadamente audaz y compleja, capaz de sorprender constantemente al lector, pero el verdadero regalo es su personaje protagonista, Allan Karlsson, un hombre de un maravilloso sentido común, con todo un siglo a sus espaldas, que no teme a la muerte, ¡ni al crimen! Un anciano centenano que no está dispuesto a renunciar al placer de estar vivo.

Pese a pasearse por todos los acontecimientos históricos destacables del siglo XX (desde la guerra civil española hasta el mayo del 68 francés, pasando por la creación de la bomba atómica), acompañado de sus principales protagonistas, a gusto se como uno la poca verosimilitud de los hechos. Es más, incluso se disfruta. Y mucho. Jonas Jonasson repasa la historia del siglo pasado a través de la vida de Allan Karlsson, el protagonista de su novela, alternando episodios de su aventura tras la huída de la residencia de ancianos con otros de su vida anterior, no menos aventurera, desde su infancia hasta conducirnos al momento en que decidió vivir un poco más intensamente los días que le quedaban en este mundo. Un libro tremendamente divertido y ameno que recomiendo a todo el mundo.

Cómpralo en Amazon:
En papel: El abuelo que saltó por la ventana y se largó (Narrativa)
Versión Kindle: El abuelo que saltó por la ventana y se largó (Narrativa)

El curioso incidente del perro a medianoche, Mark Haddon

El curioso incidente del perro a medianoche

El curioso incidente del perro a medianoche, de Mark Haddon, llevaba mucho tiempo allí, en la estantería de la librería, observándome al pasearme ante él y otros colegas a la caza de lectura. Pero nunca me lo llevé, hasta mi última visita. Edición bolsillo; había llegado la hora.

Su protagonista, Christopher Boone, es uno de los más originales que han surgido en el panorama de la narrativa internacional en los últimos años, y está destinado a convertirse en un héroe literario universal de la talla de Oliver Twist y Holden Caulfield. A sus quince años, Christopher conoce las capitales de todos los países del mundo, puede explicar la teoría de la relatividad y recitar los números primos hasta el 7.507, pero le cuesta relacionarse con otros seres humanos. Le gustan las listas, los esquemas y la verdad, pero odia el amarillo, el marrón y el contacto físico. Si bien nunca ha ido solo más allá de la tienda de la esquina, la noche que el perro de una vecina aparece atravesado por un horcón, Christopher decide iniciar la búsqueda del culpable. Emulando a su admirado Sherlock Holmes ―el modelo de detective obsesionado con el análisis de los hechos―, sus pesquisas lo llevarán a cuestionar el sentido común de los adultos que lo rodean y a desvelar algunos secretos familiares que pondrán patas arriba su ordenado y seguro mundo.

Al parecer se trataba de un fenómeno editorial, así que lo abrí con optimismo. Habiendo leído la sinopsis esperaba encontrarme con un personaje atípico, con un chico raro, sin más, que le dotaría de una carga cómica importante. En seguida me di cuenta de que no.

Christopher es un chico de 15 años con síndrome de Asperger, lo cual ya le aparta de la categoría de personaje excéntrico con el que me esperaba encontrar. En realidad, el asesinato de Wellington, el perro de la vecina, no es más que una excusa, un punto de partida hacia el redescubrimiento de nuestro mundo desde un punto de vista ni siquiera contemplado por la mayoría de las personas que lo habitan.

No se puede decir que el lenguaje literario del texto sea el que estamos acostumbrados a encontrar en cualquier libro. Su uso es sencillo y lógico, igual que el funcionamiento de la mente de Christopher; sería absurdo hacerle hablar de cualquier otra manera.

Una lectura dura y enternecedora que yo, personalmente, he disfrutado mucho.

Cómpralo en Amazon: El curioso incidente del perro a medianoche (Letras de Bolsillo)