Archivo de la etiqueta: Relatos

Final feliz: la Navidad ya está aquí (sí: otra vez)

Ya es Navidad. Buena noticia para algunos y no tanto para otros. Sea cual sea tu caso, aprovecho para compartir contigo un relato antiguo muy propio de estas fechas. Y espero que te guste, porque esta es mi felicitación para ti: Atrás quedó Todos los Santos y como cada año pasamos, así, sin mayor período […]

Operación

Empuñaba un cuchillo de carne. La cara de aquel pequeño sádico ocupaba todo mi campo de visión. —Estás malito —dijo afectadamente—. Voy a operarte. Cumplió su amenaza y la espuma de mi relleno se esparció en todas direcciones.

Antonio, el comandante y la plantación de judías

La Navidad siempre me puso triste. Triste y malhumorado. Malhumorado y agobiado. Simplemente no tenía sentido; gente a la que no me apetecía ver, regalos que no me apetecía hacer y mucha música de campanitas y cascabeles que, por supuesto, no me apetecía escuchar. La Navidad, trescientos sesenta y cinco días más tarde, vuelve a […]

Final feliz

Atrás quedó Todos los Santos y como cada año pasamos, así, sin mayor período de aclimatación que lo que tardaron los escaparates en cambiar las calaveras por los calcetines rojos, de reírnos de nuestras peores pesadillas a vivirlas en nuestras propias carnes con la vista puesta en la Navidad. Navidad. Otra vez. No me había deshecho […]

Por entregas

Como ya sabéis algunos, hace tiempo me puse más o menos en serio con la novela que había empezado ya tiempo atrás. Y conseguí terminarla. Y revisarla. Y ahora, por fin, corregir todo lo corregible, que es mucho, y ampliar todo lo ampliable, que es aún más porque una servidora tiene una acusada tendencia a […]

Corazón de melón

Estoy bañándome con Juanjo en lo que parece una bañera grande, o una piscina pequeña, no sabría decirlo,  sólo que Juanjo tiene la cara y el cuerpo de mi primo David. Laura, a la que no he visto en años, aparece por la puerta de la habitación y, entre la penumbra, se pone a buscar […]

Las mil primeras veces

Acariciando las manos de Ana, que me abraza, dormida, por la espalda, saboreo ese placer indescriptible que sigue al sexo entregado del último de mis trofeos, recordando todo el proceso, desde el primer contacto. Ese proceso que, hoy, por fin, me ha hecho libre. Me pongo mi disfraz de cazadora de cazadoras, de loba con […]