If y Galaxy Science Fiction, revistas de ciencia ficción, en descarga gratuita

galaxy-magazine-if

Si nunca os habéis pasado por el Blog de Jack Moreno, hacedlo, especialmente si os gusta la ciencia ficción, ya que buena parte de su contenido está dedicada a este género. Yo, como ya lo sé, puedo ver sus nuevas entradas fresquitas en mi lector (os recomiendo que lo sigáis vosotros también). Ha sido así como he llegado a su último post, en el que nos cuenta más o menos lo mismo que os voy a decir yo: que todos los números de la revista Galaxy, dedicada a la ciencia ficción, están disponibles para descargar o leer online. En este otro nos dice lo mismo sobre If, Worlds of Science Fiction, otra revista pulp del género, también con origen en los años 50, y que se acabó fusionando con ella en 1975. Sigue leyendo

Eran morenos y de ojos dorados, Ray Bradbury

eran-morenos-y-de-ojos-dorados

Nada más ver la edición ilustrada que Tropo editores había hecho de Eran morenos y de ojos dorados, de Ray Bradbury, me enamoré de ella. No sólo se trataba de un relato de un autor que me gusta sino que además iba acompañado de unos dibujos preciosos de Óscar Sanmartín Vargas que me cautivaron desde el primer momento.

El relato, que bien podría haber formado parte de Crónicas marcianas, puesto que trata el mismo tema, el de la colonización de Marte por una raza humana que abandona paulatinamente su planeta después de haberlo convertido en un lugar peligroso y hostil en el que se vive constantemente amenazado por una guerra y la posible destrucción de la vida en él, está incluido en Remedio para melancólicos, otra compilación de relatos del autor, aunque sin una relación aparente entre ellos. Sigue leyendo

Ciencia ficción: extraterrestres y humanos en los libros

Sin ser muy consciente de ello, resulta que he leído más novelas protagonizadas por extraterrestres de las que imaginaba, lo cual me sorprende porque, pese a no desagradarme, la ciencia ficción no es un género que me interese especialmente y, en cualquier caso, la presencia de alienígenas no ha sido nunca el motivo por el que me haya decidido a leer ningún libro. Echando la vista atrás recuerdo cuatro ejemplos muy distintos entre sí pero que comparten un denominador común: en todos ellos la presencia de extraterrestres sirve para decir muchas cosas del ser humano, pocas de ellas buenas, sea mediante la descripción de las acciones del hombre o trazando paralelismos entre unos y otros. Trasfondo aparte, estas novelas se mueven entre el humor y el terror, pasando por otros estilos que puedan encontrarse entre estos, allá va: Sigue leyendo

Crónicas marcianas, Ray Bradbury

9788445076538

Crónicas marcianas, de Ray Bradbury, ha sido el último libro en ocupar su sitio definitivo en mi estantería. A lo largo de los 25 relatos que lo componen, su autor nos relata la llegada del hombre a Marte y su posterior colonización (aunque creo que invasión sería un término más acertado).

Para evitar confusiones: en adelante, cuando me refiera al «hombre» o al «ser humano», estaré hablando, en realidad, del hombre blanco, al que en este libro se presenta como lo que es, un destructor estúpido, egoísta, violento y avaricioso, una plaga que arrasa con todo para imponer su estilo de vida allá donde vaya, sin dejar lugar a aquello que pueda ser diferente, potencialmente peligroso y, en cualquier caso, siempre un estorbo de cara a sus planes uniformadores. Un ser incapaz de concebir siquiera un modo de vivir diferente al suyo, una cultura en la que el dinero no suponga la única fuente de felicidad posible, lejos de cualquier esencia humana, distanciado de la naturaleza, a la que desprecia más allá de los beneficios económicos que ésta pueda reportarle. El capitalismo, como sinónimo de la cultura occidental y, por tanto, del hombre blanco, es un depredador sin escrúpulos que acaba corrompiendo al resto de culturas terrestres. Sigue leyendo

El árbol de las brujas, Ray Bradbury

Bradbury-Ray-El-arbol-de-las-brujas2

Os voy a hablar hoy de El árbol de las brujas, de Ray Bradbury, un libro que llegó a mí solito, podríamos decir. Cuando digo solito no lo hago en sentido literal, claro (a ver quién es el guapo que se anima a leer un libro que viene a buscarte por su propio pie, si es que eso es algo que se pueda decir de un libro); me llegó de la mano de Tomás, uno de mis compañeros del programa Cuarto Cuarta (Ràdio Ciutat Vella), con el que he contraído una deuda cada vez más difícil de saldar, teniendo en cuenta el retraso que llevo al hacerlo. Os explico: en mi sección del programa suelo recomendar libros de todo tipo (casi todos presentes en este blog) y Tomás reparte su tiempo entre cómics y videojuegos. Un día nos comprometimos a hacerlo al revés, es decir, llevarle yo un cómic y traerme él un libro «normal». Él cumplió su parte; yo no. Sigue leyendo

1984, George Orwell

PORTADA-LIBRO-SPB0124638-MAX

1984, la novela distópica de George Orwell que, junto con Un mundo feliz, de Aldous Huxley, y Fahrenheit 451, de Ray Bradbury, constituye uno de los máximos exponentes de este género, es la obra que os voy a reseñar hoy.

Hacía mucho tiempo que tenía pendiente la lectura de este libro. Era uno de los que recuerdo ver en casa desde que era pequeña y un buen día me decidí a leerlo por iniciativa propia con no más de diez años; evidentemente no tardé mucho en dejarlo, demasiado para una niña. Desde algún momento posterior, que no podría situar en el tiempo, ha ocupado un lugar en mi lista de lecturas pendientes. Hasta hoy.

Londres, 1984: Winston Smith decide rebelarse ante un gobierno totalitario que controla cada uno de los movimientos de sus ciudadanos y castiga incluso a aquellos que delinquen con el pensamiento. Consciente de las terribles consecuencias que puede acarrear la disidencia, Winston se une a la ambigua Hermandad por mediación del líder O’’Brien. Paulatinamente, sin embargo, nuestro protagonista va comprendiendo que ni la Hermandad ni O’’Brien son lo que aparentan, y que la rebelión, al cabo, quizá sea un objetivo inalcanzable. Por su magnífico análisis del poder y de las relaciones y dependencias que crea en los individuos, 1984 es una de las novelas más inquietantes y atractivas de este siglo.

Orwell describe en esta novela un mundo, dividido en tres grandes bloques en guerra constante entre ellos, habitado por una sociedad deshumanizada en la que las personas viven sometidas a un régimen totalitario que controla por completo no sólo sus vidas sino, también, su pensamiento. El Gran Hermano (existente o no, ésa es una de las grandes incógnitas en la historia), líder absoluto del Partido, les vigila en todo momento a la caza de cualquier indicio de una posible rebelión contra el poder. No hay cabida para la intimidad en el mundo en que viven (sobreviven sería un término más acertado) los habitantes de 1984.

No me voy a extender mucho en el resumen de la obra porque seguro que es de todos conocido. Si bien la descripción que he hecho más arriba no es la de una sociedad muy humana, lo más terrorífico, a mi juicio, no es, pese a lo terrible del asunto, el sometimiento de la población mediante un sistema opresor y dictatorial. Lo más desolador es el aislamiento al que cada individuo es sometido a través del control extremo de una humanidad en la que la comunicación es prácticamente imposible y en la que, para colmo, y puesto que todos están obligados a manifestarse públicamente como fieles al Partido, nadie puede saber en ningún momento si la persona que tiene delante es un amigo o un enemigo que no dudaría en delatarlo ante las autoridades en caso de sospechar en él ideas contrarias a las del régimen. Las nuevas generaciones son aleccionadas en la ideología del Ingsoc (socialismo inglés, tendencia política del Partido) y es común que los hijos denuncien a sus padres por considerar que no deben el suficiente respeto al sistema o a su máximo exponente, el Gran Hermano.

El único amor permitido es el amor al Gran Hermano. Cualquier otro sentimiento afectuoso es condenado por el régimen, puesto que supone un peligro para éste. Los únicos que escapan (relativamente) a este asfixiante control son los proles, la clase más baja de la sociedad (y también la más numerosa), que no son considerados peligrosos por no contar, según el gobierno, con la inteligencia suficiente para pensar de manera crítica y rebelarse contra la autoridad. Estos, sin embargo, constituyen según Winston Smith (el protagonista) la única esperanza de la humanidad, puesto que son el ochenta y cinco por ciento de la población.

Pero los proles, si pudieran darse cuenta de su propia fuerza, no necesitarían conspirar. Les bastaría con encabritarse como un caballo que se sacude las moscas. Si quisieran podrían destrozar el Partido mañana por la mañana. Desde luego, antes o después se les ocurrirá. Y, sin embargo…

… Y, sin embargo, de momento no parece que vayan a hacerlo, ya que el Partido los mantiene lo bastante entretenidos como para que no dediquen su tiempo a rebelarse contra él. Esto último me recuerda a un pasaje de Charles Bukowski en su novela Mujeres, de la cual ya os hablé en un post anterior, donde transmitía el mismo mensaje:

La segunda pelea también fue buena. La muchedumbre rugía y se desgañitaba y trasegaba cerveza. Habían escapado temporalmente de fábricas, almacenes, mataderos, garajes de limpieza de coches… volverían a la cautividad al siguiente día, pero ahora estaban fuera, enardecidos por la libertad. No estaban pensando en la esclavitud de la pobreza, ni en la esclavitud de la beneficencia y los sellos de comida. El resto de nosotros viviría tranquilo hasta que los pobres aprendiesen a construir bombas atómicas en sus sótanos.

Lamentablemente, no es algo que venga de nuevo a los habitantes de nuestro tiempo, y parece que George Orwell lo vio ya muy claro a finales de la década de 1940 y quiso advertirnos de ello justo antes de morir, poco después de la publicación de la novela. 1984 es, además de una terriblemente acertada predicción política y social, una crítica a los regímenes totalitarios (especialmente el stalinista, en cuyo líder se inspira la figura del Gran Hermano), en los que la reescritura del pasado, tarea de Winston Smith en su puesto de trabajo en el Ministerio de la Verdad, era algo común, como lo era también en la Guerra Civil Española, bien conocida por Orwell, en la que la tergiversación de los hechos llevaba muchas veces a relatar situaciones que nada tenían que ver con estos, según él mismo dijo. Pura ficción que acababa convirtiéndose, a la práctica, en verdad, y que dejaría de ser una mentira, a todos los efectos, en cuanto la última persona que conociera la auténtica realidad, desapareciera de este mundo.

Quizás no sea un libro repleto de una acción trepidante (especialmente la primera parte, antes de conocer a Julia, durante la cual la descripción de la sociedad de la época constituye el grueso de la narración) pero recomiendo sin duda su lectura, no sólo por tratarse de un clásico del siglo XX, sino también porque nunca está de más que nos recuerden que tenemos que tener los ojos bien abiertos, especialmente cuando hay una parte de la población (no muy numerosa, como los miembros del Partido Interior descritos en la novela, y tan poderosa como estos últimos -curiosa coincidencia-) muy interesada en que los mantengamos bien cerrados.

Fahrenheit 451, Ray Bradbury

farenheit_451

Fahrenheit 451, de Ray Bradbury, es uno de esos libros que hay que leer en algún momento de la vida. No es, ni mucho menos, una historia tranquilizadora. La sensación que te queda en el cuerpo es muy similar a la provocada por Orwell o Huxley, o esa ciencia ficción que, conforme pasan los años, va perdiendo el componente ficticio para asemejarse cada vez más a una realidad para nada agradable.

Fahrenheit 451 (la temperatura a la que el papel empieza a arder) narra la historia de un bombero en una sociedad en la que su trabajo no consiste ya en apagar incendios sino en provocarlos. Armados con mangueras de queroseno acuden raudos y veloces a la llamada de cualquiera que denuncie a un conciudadano que posea libros. A la hoguera con ellos. Con los libros, quiero decir, aunque tampoco se tengan muchos miramientos con sus propietarios, disidentes políticos y sociales que ponen en peligro la estabilidad del gobierno y la sociedad. ¿Cómo no van a suponer una amenaza? Los libros hacen pensar y una mente pensante es, por definición, peligrosa. Molesta cuando menos. En un sistema basado en el adormecimiento de la población los libros son un peligro público. La gente debe ser feliz, no por su propio bienestar, claro está, sino por el de los de arriba, que no verán cuestionadas sus actuaciones mientras consigan que el conformismo (y la ignorancia, por supuesto) mantengan a su pueblo como un mero espectador que se limita a producir y consumir.

Demasiado nos suena ya esta historia. Lo que os decía, ciencia no ficción que hace estremecer. Nos acercamos peligrosamente a la realidad contada por Bradbury y sólo en nuestra mano está el final de nuestra historia, aún no escrita definitivamente pero que sí sigue, desde hace mucho, un guión escrito por autores que nada nos convienen. Aquí os dejo un fragmento de Fuego Brillante, el epílogo que el mismo Ray Bradbury escribió en 1993:

Sólo resta mencionar una predicción que mi Bombero Jefe, Beatty, hizo en 1953, en medio de mi libro. Se refería a la posibilidad de quemar libros sin cerillas ni fuego. Porque no hace falta quemar libros si el mundo empieza a llenarse de gente que no lee, que no aprende, que no sabe. Si el baloncesto y el fútbol inundan el mundo a través de la MTV, no se necesitan Beattys que prendan fuego al queroseno o persigan al lector. Si la enseñanza primaria se disuelve y desaparece a través de las grietas y la ventilación de la clase, ¿quién, después de un tiempo, lo sabrá, o a quién le importará? […] el Bombero Jefe en la mitad de la novela lo explica todo, y predice los anuncios televisivos de un minuto, con tres imágenes por segundo, un bombardeo sin tregua.

Cómpralo en Amazon: Fahrenheit 451 (CONTEMPORANEA)