Reseña: El Dios Dinero, de Karl Max

Nada más ver la versión ilustrada por Maguma de El Dios Dinero de Karl Marx en el catálogo de Libros del Zorro Rojo, algo dentro de mí me dijo: «¡Oye, tú! Lo quiero». Así fue; palabrita. La pena es no haberlo tenido antes de publicar el post sobre la presencia del capitalismo en algunos de los libros que había reseñado aquí, porque habría ido derechito a él. Sigue leyendo

Anuncios

Big Mushy Happy Lump, de Sarah Andersen, ya está disponible

Por fin ha salido ya Big Mushy Happy Lump, el segundo libro de la colección Sarah’s Scribbles de Sarah Andersen (@SarahCAndersen).  A finales del año pasado ya te hablé del primero, Crecer es un mito, donde recogía parte de las tiras que comparte en su página de Facebook; en esta segunda entrega compila más de ellas. Sigue leyendo

Crímenes ejemplares, Max Aub

Crimenes_ejemplares_Max_Aub_Liniers_cubierta

Miraba el catálogo de Libros del Zorro Rojo cuando me fijé en la edición de Crímenes ejemplares, de Max Aub, ilustrada por Liniers, que esta editorial lanzó en mayo de 2015. Me llamó la atención la combinación de la sangre con el humor negro, «ironía trágica», según el propio autor, que en su prólogo dice haber compilado las confesiones en las que asesinos de diferentes países explican los motivos que los llevaron a matar. Lo humorístico no reside tanto en el crimen en sí, claro, como en los absurdos motivos que pueden hacer de cualquier persona un asesino, de darse las circunstancias adecuadas; ¿quién no ha sentido un impulso violento -normalmente reprimido- ante una injusticia, un hecho que colme nuestra paciencia o, simplemente, algo que nos saque de quicio? Sigue leyendo

Eran morenos y de ojos dorados, Ray Bradbury

eran-morenos-y-de-ojos-dorados

Nada más ver la edición ilustrada que Tropo editores había hecho de Eran morenos y de ojos dorados, de Ray Bradbury, me enamoré de ella. No sólo se trataba de un relato de un autor que me gusta sino que además iba acompañado de unos dibujos preciosos de Óscar Sanmartín Vargas que me cautivaron desde el primer momento.

El relato, que bien podría haber formado parte de Crónicas marcianas, puesto que trata el mismo tema, el de la colonización de Marte por una raza humana que abandona paulatinamente su planeta después de haberlo convertido en un lugar peligroso y hostil en el que se vive constantemente amenazado por una guerra y la posible destrucción de la vida en él, está incluido en Remedio para melancólicos, otra compilación de relatos del autor, aunque sin una relación aparente entre ellos. Sigue leyendo

Proyectos frescos

Antes de nada os quería dar las gracias por vuestra participación en La chica del lunar, que es uno de los proyectos que me ocupa y que sin vosotros no sería posible. Lo planteé como un ejercicio para mí, para obligarme a escribir, ¡y vaya si está funcionando! El hecho de no saber ni yo misma por dónde va a ir exactamente la cosa hasta tener el resultado final de la encuesta semanal -y en la de esta semana la cosa está, de momento, bastante igualada- le da un puntito divertido a la hora de pensar en la historia. Muchas gracias, de verdad, estoy consiguiendo mi propósito y me lo estoy pasando muy bien. Espero que vosotros también.

Dicho esto os pondré al día de alguna otra cosilla que tengo en el tintero. Las pesquisas de un cadáver amnésico, la novela que tengo ahí, a puntito de ponerle el FIN definitivo, está ya en ultimísima fase de revisión. Pronto os hablaré más de ella, que me apetece empezar a compartir algunas cosas, ahora que la historia es la que es y sólo pienso cambiar algunas cuestiones de forma, quizás, pero nada más.

El siguiente proyecto a la cola lo tengo en común con mi mejor amigo de la infancia. No os voy a desvelar gran cosa porque aún está en fase embrionaria la criatura y no tendría mucho sentido explicaros algo que quizás acabe ni pareciéndose al resultado final, que ya sabemos cómo van estas cosas… (de la idea original de las pesquisas queda más bien poco en el manuscrito final). Sí que os puedo decir que me apetece trabajar en un un libro a dos manos, en el que cada uno de nosotros tendrá posibilidad, además, de ir a su rollo en lo estilístico, puesto que se trata de dar dos enfoques distintos a una historia común, que es la que comparten los dos personajes principales. Todo ello sin renunciar al trabajo en equipo que supone coordinar el resto del trabajo. Como, además, mi compañero es un encanto, no veo qué más puedo pedir… ¡Qué ganas de ponerme a ello en serio!

Y por último, otro proyecto que también está aquí mismo, asomando la nariz, esta vez en colaboración con otra amiga (¡qué bonito esto de hacer cosas con los colegas!), ilustradora ella, con la que ya había trabajado en algunos “asuntillos propios” hace algunos años. Su nombre es Teresa Herrero, y se dedica, sobre todo, a la ilustración editorial infantil, aunque también pinta cuadros, hace exposiciones y esas cosas que hacen los pintores. Pasaos por su web si queréis haceros una idea de su estilo, estoy segura de que os gustará. Esta vez, sin embargo, estamos pensando seriamente en sacar los pies del tiesto del ámbito infantil y experimentar un poco con el libro ilustrado para adultos. En ello estamos, ya os contaré por dónde sale al final la cosa.

Y ya os he puesto al día de lo que me ocupa la mente la mayor parte del tiempo (la mayor parte del tiempo que consigo mantenerla ocupada, claro está). Otro día os cuento más.