Ciencia ficción: extraterrestres y humanos en los libros

Sin ser muy consciente de ello, resulta que he leído más novelas protagonizadas por extraterrestres de las que imaginaba, lo cual me sorprende porque, pese a no desagradarme, la ciencia ficción no es un género que me interese especialmente y, en cualquier caso, la presencia de alienígenas no ha sido nunca el motivo por el que me haya decidido a leer ningún libro. Echando la vista atrás recuerdo cuatro ejemplos muy distintos entre sí pero que comparten un denominador común: en todos ellos la presencia de extraterrestres sirve para decir muchas cosas del ser humano, pocas de ellas buenas, sea mediante la descripción de las acciones del hombre o trazando paralelismos entre unos y otros. Trasfondo aparte, estas novelas se mueven entre el humor y el terror, pasando por otros estilos que puedan encontrarse entre estos, allá va: Sigue leyendo

Anuncios

El enredo de la bolsa y la vida, Eduardo Mendoza

En cuanto supe de la inminente publicación de una novela de Eduardo Mendoza, en este caso El enredo de la bolsa y la vida, entré en estado de alerta. Agudicé mis sentidos -vista y oído, principalmente- para conseguir más información al respecto. ¿De qué Mendoza se trataba? ¿del Mendoza serio? Reconozco no haberme adentrado en éste, cosa que tengo pendiente. Yo volví a Mendoza, tras El misterio de la cripta embrujada, con Sin noticias de Gurb. Ése es el Mendoza que busco en cada uno de sus libros. Si era el de El asombroso viaje de Pomponio Flato no me interesaba en absoluto su nueva obra, pero no, se trataba del Mendoza del peluquero loco que me robó el corazón mucho antes de dedicarse al mundo de la belleza.
El anónimo detective de El misterio de la cripta embrujada, El laberinto de las aceitunas y La aventura del tocador de señoras regresa a la acción en tiempos de crisis. Contra su voluntad, es decir, movido por la amistad y sin un euro en el bolsillo, vuelve a ejercer de insospechado sabueso en la Barcelona de hoy en una carrera contrarreloj por desarticular una acción terrorista antes de que intervengan los servicios de seguridad del Estado.Años después de dejar el sanatorio mental donde compartieron celda, Rómulo el Guapo le propone un golpe a nuestro protagonista. Su negativa y la misteriosa desaparición de Rómulo serán el arranque de un enredo para resolver un caso de repercusiones internacionales con la ayuda de un infalible equipo: la adolescente Quesito, el timador profesional Pollo Morgan, el africano albino Kiwijuli Kakawa, conocido como el Juli, la Moski, acordeonista callejera, el repartidor de pizza Manhelik y el señor Armengol, regente del restaurante Se vende perro.Eduardo Mendoza regresa con una sátira genial, como las que sólo él sabe hacer.En ella la fábula crea su propia verosimilitud, que es, paródicamente, la del género policial, y la de la farsa convertida en apólogo moral. No se puede contar el libro sin una sonrisa; pero es imposible leerlo sin carcajadas, y sin comprender que en la Europa en quiebra técnica que habitamos no basta con el humor dinamitero e inventivo: es preciso, además, el don de la lucidez.
Con esta sinopsis y las expectativas creadas tras El misterio de la cripta embrujada, El laberinto de las aceitunas y La aventura del tocador de señoras no podía dejar escapar la última entrega de la saga protagonizada por su estrambótico personaje. En El enredo de la bolsa y la vida se reconocen perfectamente tanto el inconfundible estilo de Mendoza como la personalidad de su protagonista. Eso está bien, puesto que era exactamente lo que esperaba encontrar cuando ataqué su lectura, pero, en mi opinión, no alcanza el nivel de sus tres antecesoras. Me gusta mucho Mendoza, prueba de ello es que después de leer la novela de que os hablo me decidí a leer otra, El último trayecto de Horacio Dos, en la que mantiene su voz y su estilo personal pero no consigue, en conjunto, ponerse a la altura de otras obras de su autor. Volveré a leer, seguro, lo próximo de Mendoza (por algo es uno de mis autores de cabecera) pero espero, sinceramente, volver a disfrutar entonces como en mis mejores ratos con él.

Cómpralo en Amazon:
En papel: El enredo de la bolsa y la vida (Biblioteca Eduardo Mendoza)
Versión Kindle: El enredo de la bolsa y la vida

Kindle Touch y que cumplas muchos más

Al final cayó. Se vieron confirmadas mis sospechas al desgarrar el papel. No esperaba que fuera el Kindle Touch, eso sí; ahí llegó la sorpresa.

Todavía estoy en fase de aclimatación pero ya empiezo a perder el miedo a no encontrar la marca de página. Os parecerá una tontería pero lo que más raro me resulta es no poder ver claramente cuánto libro me queda por leer.  A la pantalla electrónica no me ha costado acostumbrarme y ni siquiera se me hace extraño no estar leyendo papel. Además, es muy cómodo. Más que un libro tradicional. No digamos ya si encima se trata de un libro tocho. No pesa, no abulta, no refleja la luz, la batería dura muchísimo… de momento, no hay pegas.

Lo he estrenado con El enredo de la bolsa y la vida, de Eduardo Mendoza, no podía ser de otra manera. Ya os contaré qué tal cuando acabe con él aunque, de momento, pinta tan bien como siempre.

Vuelve Mendoza: El enredo de la bolsa y la vida

Acabo de leer esta noticia, y me he llevado una alegría: Eduardo Mendoza vuelve con El enredo de la bolsa y la vida. Uno de mis autores favoritos y el peluquero loco de mis amores. No podía ser mejor.

Desde que leí mi primer libro de Mendoza, El misterio de la cripta embrujada, hace ya muchos años, autor y personaje me robaron el corazón. Con cada novela posterior del protagonista Mendoza me ha cautivado más y más. El surrealismo con el que resuelve las situaciones más absurdas y disparatadas sin que te plantees siquiera lo inversemblante del asunto, lo estrambótico de los personajes, el ritmo de la obra, la necesidad de seguir leyendo y el trasfondo que hay siempre tras la historia. Todo ello me ha dado algunas de las lecturas que más he disfrutado en mi vida.

Después de leer el primer capítulo aún estoy más impaciente por hincarle el ojo. Os lo podéis descargar en el enlace de abajo.

Enlace al primer capítulo en PlanetadeLibros.com