Ahora sí: #Laspesquisas en papel

img_4653

¡Por fin! No ha pasado poco tiempo desde que Las pesquisas de un cadáver amnésico salió a la venta en formato electrónico en Amazon. Muchos de vosotros lo sabéis bien y no tardasteis en haceros con ella (¡gracias ad infinitum!); pues bien, tengo una buena noticia para aquellos que no tenéis un Kindle que alimentar: ha tardado más de lo previsto pero la versión impresa de la novela estará disponible muy pronto, también online vía Createspace (la plataforma de edición bajo demanda de Amazon). Os puedo adelantar también que estará disponible en bibliotecas y… me voy a morder la lengua, que quiero guardarme algunas sorpresitas para más adelante y con esta boca que tengo se me van a acabar escapando. Podéis saber más aquí.

Si queréis comprar la versión Kindle de la novela no tenéis más que seguir este enlace.

Anuncios

Cómo publicar un ebook sin volverse loco… y que alguien lo lea, Alejandro Aguayo

Cómo publicar un ebook sin volverse loco

Hoy no os voy a reseñar ninguna novela, que es el tipo de lectura que normalmente ocupa mi tiempo (estoy inmersa en la lectura de una de la que os hablaré en breve). El libro de hoy es Cómo publicar un ebook sin volverse loco… y que alguien lo lea, de Alejandro Aguayo. Hacía ya tiempo que sabía de este libro y que consideraba la posibilidad de leerlo, puesto que había leído buenas críticas sobre él y, además, el tema me interesaba mucho, así que cuando Roberto López-Herrero (@ElExpecial) me lo recomendó no me quedaba ya ninguna excusa para no leerlo.

¿Que por qué me interesaba tanto la temática de este libro? Bueno, pues porque como autora indie (perdón: protoindie, que mi novela no saldrá hasta el otoño) había un montón de dudas y cosas que, directamente, no tenía ni idea de cómo hacer. Una de las cuestiones que más me preocupaban era la conversión del texto a formato electrónico. Lo que había ido leyendo por ahí sobre el tema no solo no me había ayudado sino que había hecho que todavía me diera más miedo el asunto, todo parecían problemas que convertían el proceso en una pesadilla técnica de la que era difícil salir airoso. Por suerte, esta cuestión quedó solucionada con el descubrimiento de Scrivener, el software para escritores del que ya os hablé en este otro post y del que también dice maravillas Alejandro Aguayo en este libro.

Vale, ya tenemos nuestro libro en formato electrónico, ahora queda hacerlo llegar a los lectores, ¿cómo lo hacemos? El libro proporciona toda la información necesaria para publicar nuestra obra en Amazon, tanto la referente a cuestiones administrativas o legales como la que respecta a la comercialización en sí, sea en formato electrónico o impreso. Sí, ya sé que el título es Cómo publicar un ebook… pero Amazon, además de KDP (Kindle Direct Publishing), ofrece la posibilidad de publicar nuestros libros en papel a través de CreateSpace, todo ello sin que nos cueste un duro, ya que se trata de impresión bajo demanda (como Bubok y Lulu, las otras dos grandes conocidas de este tipo de edición).

Llegados a este punto hemos convertido nuestro texto en un ebook y lo hemos puesto en el mercado, falta ahora que alguien lo compre, y es ahí donde entra la promoción, autopromoción en caso de los indies, los Juan Palomo del mundo editorial. Te has dejado las pestañas ante tu ordenador para escribir algo que vale la pena ser leído, has seguido dejándotelas pasando ese texto a un formato legible para tu público, y coge aire porque vas a tener que seguir haciéndolo si de verdad quieres que todo ese trabajo sirva para que alguien más que tu madre o tu mejor amigo compren tu libro. Las redes sociales son el lugar ideal para contactar con esos lectores potenciales que están deseando leer tu novela, aunque no lo sepan. Tu trabajo es hacérselo saber, convencerlos de que deben escoger tu libro entre los miles de autores como tú que intentan abrirse paso en Amazon. Cómo hacerlo es algo que nos explica no solo Alejandro Aguayo, sino también muchos de los grandes autores independientes, a través de su propia experiencia.

Mi consejo, si tienes la intención de lanzarte a la autoedición, es que dediques un poco de tu tiempo a este libro: un autor indie es como un hombre orquesta, tiene que saber tocar muchos instrumentos y coordinarlos para que suenen lo mejor posible. Todos tenemos puntos fuertes y débiles (a priori, se supone que el fuerte es la escritura) y, por desgracia, puede que algunos de los «menos buenos» sea alguno de los que necesitamos para llevar nuestro texto a buen puerto. Este libro te puede ayudar con ellos y facilitarte esa parte del trabajo de la que se debería encargar esa editorial de la que has decidido prescindir.

El ladrón de céntimos, Christophe Paul

51swFuzb7XL._SL500_

De vuelta a mi querida sección de “libros baratos” de Amazon. Podéis llamarme cutre si queréis, aunque yo prefiero considerarme simplemente pobre (en cursiva porque, tal y como está el patio, los que podemos comer tres veces al día podemos empezar a considerarnos afortunados y casi nos parece que no tenemos muchos motivos para quejarnos; en fin. Espero no ofender a nadie al definirme así cuando mi desdicha se limita, por el momento, a recortar en necesidades no básicas). Ya sé que más barato es todavía pasarse por la biblioteca pero, qué queréis que os diga, la urgencia de encontrar un libro para el trayecto del día siguiente hasta el trabajo me lleva a recurrir al recurso rápido de buscar en Amazon algo que echarme al Kindle. Una solución rápida y barata que me proporciona, además, la dosis de aventura que cualquier habitante del asfalto necesita para animar su previsible vida de lunes a viernes: ¿será el próximo libro con fantásticas opiniones de lectores en la web de Amazon uno de esos grandes descubrimientos que a veces he tenido el placer de hacer entre autores desconocidos para mí? ¿O se tratará, por el contrario, de otro de esos bodrios infumables plagados de opiniones cinco estrellas en las críticas? Ante tal misterio no puedo más que lanzarme a sus páginas devorándome las uñas de pura excitación.

Si habéis leído hasta aquí es que tenéis auténtico interés en saber algo más sobre este libro. Habéis pasado la prueba de fuego que supone un párrafo con disertaciones varias sobre cosas que nada tienen que ver con el motivo de este post, así que, valientes, no puedo negaros vuestro derecho a saber más sobre mi última novela leída.

El ladrón de céntimos, de Christophe Paul, no pertenece a ninguno de los dos grupos que os mencionaba más arriba. No se trata de una obra maestra ni de un insulto a la inteligencia; es una novela entretenida que se deja leer. A los amantes de París os encantará, ya que la mayor parte de la acción transcurre en sus calles, especialmente entre Montmartre y La Defénse.

¿ Y si alguien estuviese robando un banco céntimo a céntimo, sin que nadie se diera cuenta?… Está dedicada a todos los que han sufrido alguna vez la soberbia, la codicia y las injusticias del sistema financiero. Es una novela policíaca diferente. Transcurre en París, entre Montmartre y el ultra moderno barrio financiero de La Défense. La rutina cotidiana de unos personajes se ve alterada por un fortuito accidente, despertando el pasado y exacerbando el futuro. Una historia de amor, odio, codicia y asesinatos… ¿Hasta dónde se puede llegar por dinero?…

El argumento trata exactamente sobre lo que dice la sinopsis (como debería ser siempre), aunque no profundiza, tal y como podría interpretarse de la misma, en las injusticias del sistema financiero sobre la sociedad; pese a mencionarse algún caso, la trama hace más hincapié en la historia personal de los protagonistas y en la capacidad del ser humano de cometer auténticas barbaridades por unos ceros más en su cuenta bancaria.

Resumiendo, ya que hoy parece que soy chica de tecla fácil y me estoy enrollando más de la cuenta: sin tratarse de un descubrimiento literario de los que te dejan al borde del éxtasis, El ladrón de céntimos es una novela dinámica, con un ritmo saleroso que no deja lugar al aburrimiento. La trama tiene un poco de todo, asesinatos incluidos, sin llegar a ser una novela negra en toda regla, pero no me importaría leer algo más del mismo autor, ¿por qué no?

Cómpralo en Amazon: El ladrón de céntimos