De fanzines y otras cosas que no lo son (o sí)

5.0.3

Últimamente he sentido curiosidad por el mundo de los fanzines. La primera imagen que te venga a la mente será, seguramente, la de una revistilla —del tamaño de medio folio, muchas de las veces— compuesta de fotocopias dobladas y sin más encuadernación que un par de grapas uniéndolas desde un lomo apenas existente (o directamente ausente, para ser más exactos). La idea platónica del fanzine, o casi. Por lo menos, de lo que en un principio era considerado como tal.

El objetivo primero de este tipo de publicaciones, creadas por y para aficionados a un tema (fan + magazine) sin ningún intermediario entre creadores y público, el paradigma del do it yourself aplicado al mundo de la publicación a lo largo de todo su proceso, Sigue leyendo

El nuevo año de Las últimas palabras

¡Hola a todos! Quizás os haya sorprendido la nueva apariencia del blog, completamente diferente de la anterior, pero hacía ya un tiempo que me rondaba la cabeza la idea de hacer un cambio y la toma de otra decisión —que últimamente también revoloteaba a mi alrededor— me ha obligado a hacerlo. ¿Qué decisión? Pues que, tras pensarlo, creo que ha llegado el momento de convertir este espacio en una web, con su dominio propio y tal, en la que fuera más fácil localizarme online con mi nombre. Así que aquí estamos. Sigue leyendo

Foro Nuevos Escritores 2016

foro-nuevos-escritores

Si sois escritores noveles tengo una buena noticia para vosotros: del 4 al 6 de noviembre se celebrará en Lloret de Mar el primer Foro Nuevos Escritores, un evento pensado específicamente para quienes se inician en la publicación de sus obras, a menudo de manera independiente.

Ayer compartía en mi página de Facebook un artículo de Ana Bolox sobre la construcción de personajes sospechosos en la novela policíaca, algo muy importante a la hora de escribir este tipo de género, pero que, como todo, no siempre es fácil. Ana lo sabe, ya que escribe novela negra y es cofundadora de la escuela online de escritura Ateneo Literario. También podéis seguir sus artículos en su blog. Os cuento esto porque ella es una de las ponentes del foro, donde participará en varias mesas redondas, una conferencia y una masterclass. Sin embargo, ella no es la única participante digna de interés, hay muchos otros profesionales de diferentes ámbitos del sector que también compartirán mucho contenido interesante para los autores noveles. Aquí os dejo el enlace al programa para que podáis decidir cuáles de las actividades os interesan más, y hay muchas, así que tenéis trabajo.

 

Libro impreso vs. ebook

B7a50V3CQAAr67JLa eterna lucha. O, mejor, el eterno discurso sobre una lucha que, quizás, no tenga por qué tener necesariamente un vencedor. Acabo de leer un artículo (antiguo, del 20 de abril de este año) de El País, que ya en su titular afirma que el inventor de Kindle lee en papel. Y bien, ¿por qué debería extrañarnos? En mi opinión, esta lucha a muerte entre soportes no tiene demasiado sentido. Está claro que ambos tienen ventajas e inconvenientes, como todo en este mundo; así pues, ¿por qué elegir cuando podemos escoger uno u otro en función de nuestras prioridades o necesidades en cada momento? Sigue leyendo

¡#Laspesquisas ya está a la venta!

Captura de pantalla 2014-10-16 a la(s) 11.40.56

Queridos amigos, niños y niñas: cuando abrí el blog de Las pesquisas de un cadáver amnésico, mi primera novela, el objetivo era darla a conocer para que, en el momento de su publicación, fuera comprada por alguien fuera de mi círculo de familiares y amigos. Pues bien, ese momento ha llegado y debo decir que los primeros lectores ya se han hecho con ella en Amazon. Lo que… Sigue leyendo

El ladrón de céntimos, Christophe Paul

51swFuzb7XL._SL500_

De vuelta a mi querida sección de “libros baratos” de Amazon. Podéis llamarme cutre si queréis, aunque yo prefiero considerarme simplemente pobre (en cursiva porque, tal y como está el patio, los que podemos comer tres veces al día podemos empezar a considerarnos afortunados y casi nos parece que no tenemos muchos motivos para quejarnos; en fin. Espero no ofender a nadie al definirme así cuando mi desdicha se limita, por el momento, a recortar en necesidades no básicas). Ya sé que más barato es todavía pasarse por la biblioteca pero, qué queréis que os diga, la urgencia de encontrar un libro para el trayecto del día siguiente hasta el trabajo me lleva a recurrir al recurso rápido de buscar en Amazon algo que echarme al Kindle. Una solución rápida y barata que me proporciona, además, la dosis de aventura que cualquier habitante del asfalto necesita para animar su previsible vida de lunes a viernes: ¿será el próximo libro con fantásticas opiniones de lectores en la web de Amazon uno de esos grandes descubrimientos que a veces he tenido el placer de hacer entre autores desconocidos para mí? ¿O se tratará, por el contrario, de otro de esos bodrios infumables plagados de opiniones cinco estrellas en las críticas? Ante tal misterio no puedo más que lanzarme a sus páginas devorándome las uñas de pura excitación.

Si habéis leído hasta aquí es que tenéis auténtico interés en saber algo más sobre este libro. Habéis pasado la prueba de fuego que supone un párrafo con disertaciones varias sobre cosas que nada tienen que ver con el motivo de este post, así que, valientes, no puedo negaros vuestro derecho a saber más sobre mi última novela leída.

El ladrón de céntimos, de Christophe Paul, no pertenece a ninguno de los dos grupos que os mencionaba más arriba. No se trata de una obra maestra ni de un insulto a la inteligencia; es una novela entretenida que se deja leer. A los amantes de París os encantará, ya que la mayor parte de la acción transcurre en sus calles, especialmente entre Montmartre y La Defénse.

¿ Y si alguien estuviese robando un banco céntimo a céntimo, sin que nadie se diera cuenta?… Está dedicada a todos los que han sufrido alguna vez la soberbia, la codicia y las injusticias del sistema financiero. Es una novela policíaca diferente. Transcurre en París, entre Montmartre y el ultra moderno barrio financiero de La Défense. La rutina cotidiana de unos personajes se ve alterada por un fortuito accidente, despertando el pasado y exacerbando el futuro. Una historia de amor, odio, codicia y asesinatos… ¿Hasta dónde se puede llegar por dinero?…

El argumento trata exactamente sobre lo que dice la sinopsis (como debería ser siempre), aunque no profundiza, tal y como podría interpretarse de la misma, en las injusticias del sistema financiero sobre la sociedad; pese a mencionarse algún caso, la trama hace más hincapié en la historia personal de los protagonistas y en la capacidad del ser humano de cometer auténticas barbaridades por unos ceros más en su cuenta bancaria.

Resumiendo, ya que hoy parece que soy chica de tecla fácil y me estoy enrollando más de la cuenta: sin tratarse de un descubrimiento literario de los que te dejan al borde del éxtasis, El ladrón de céntimos es una novela dinámica, con un ritmo saleroso que no deja lugar al aburrimiento. La trama tiene un poco de todo, asesinatos incluidos, sin llegar a ser una novela negra en toda regla, pero no me importaría leer algo más del mismo autor, ¿por qué no?

Cómpralo en Amazon: El ladrón de céntimos

Entrevista con Laura G. Broto, autora de Con tren al fondo

 

Laura G. Broto es una escritora barcelonesa que ha publicado recientemente Con tren al fondo, su primer libro. Se formó como guionista en la Escola Superior de Cinema i Audiovisuals (UB) y desde entonces no ha abandonado su pasión por las letras, lo que le ha llevado a trabajar como redactora, guionista, editora, directora de proyectos de comunicación y a cofundar publicaciones, como la revista de la Fundación Darwin. Para ella, ni la lectura ni la escritura son experiencias solitarias, sino creadoras de momentos en los que los participantes comparten en tiempos diferentes.

¿Qué es, para ti, Con tren al fondo?
El libro Con tren al fondo es un sueño hecho realidad. Todos los niños tienen uno, ¿verdad? Los hay que quieren ser astronautas, otros profesores o estrellas del rock. Mi sueño siempre fue ser escritora y su materialización para mí era, claro, publicar un libro, aunque cierto es que muchos escriben otras cosas, que no son libros, y no por ello son menos escritores que los que sí publicamos en formato tradicional.

Pienso que todo el mundo, de una u otra forma, debería honrar a ese niño o niña que fue, cumpliendo alguno de sus sueños más dorados. Se vuelve uno gris cuando aparca todas esas ilusiones bajo el manto de la frase “eran cosas de críos”. Sí lo son, pero muchas veces son más sensatas que nuestras ajadas cosas de mayores. Como esa niña me gritaba y me gritaba en el oído, finalmente decidí hacerle caso.

Con tren al fondo nació también de mi filosofía de adulta. Se gestó en el lento llenar de los espacios vacíos de la espera. Surgió con la voluntad de compartir retazos de vida en los que crecen las religiones personales y la poesía propia, en la sencillez de los momentos comunes, fláccidos, que envuelven el día a día y que muchas veces desaprovechamos en la distracción forzada. Sus páginas son una invitación a encontrar la radiante hermosura de lo que pasa desapercibido, lo provocador en lo cotidiano y la serenidad en el tumulto de la vida, de los avisos apresurados de estación. Quiero reivindicar con él esos momentos en los que no pasa nada y que se convierten, de repente, en los momentos en los que pasa algo en nuestro interior.

¿Y qué puede esperar encontrar en él un lector? Porque Con tren al fondo no es una novela, ni una recopilación de poemas…
En Con tren al fondo la realidad y la ficción se funden y yo soy la primera que se tuvo que cuestionar el formato, ya que sabía que el lector sentiría que era un diario cien por cien real. Finalmente me arriesgué a hacerlo así y estoy contenta porque, aunque como persona me pueda resultar incómodo que otros tengan por cierto en mí lo que no lo es, la experiencia de intimidad que da al lector es muy especial.

Pero, pese a no ser cien por cien real, hay mucho de Laura en el libro…
Escribir es para mí también un ejercicio de aceptación. Muchos de los mejores artistas que conozco tuvieron o tienen problemas en el momento de comunicar su obra porque no pueden parar de perfeccionarla. En el camino de la reescritura también hay que saber decir basta y tener paciencia y compasión con aquel escritor (o persona) que antaño fuimos. Expresarse es, al final, un ejercicio de autenticidad, y para ser auténtico hay que conquistarse a uno mismo y dejarse ser. Las armas son un bolígrafo y un papel, pero la batalla es realmente ardua.

Para mí es muy importante también generar una experiencia. Un libro es una vivencia en la que se relacionan el escritor y el lector, ausentes, unidos por un objeto y separados por el tiempo. Para mí, cada lector está presente cuando escribo y me gusta darle un trato de cariño y dejarle algo especial para cuando venga.

¿Por qué te decantaste por la autoedición?
Hoy en día, el volumen de libros es tan grande que, por un lado, tener un editor es muy difícil y, por el otro, autoeditar es muy fácil y bastante asequible a nivel económico. Posibilidades de coedición también las hay, aquí y allá, sobretodo cuando uno ya ha hecho gran parte del trabajo.

Y ¿por qué invertir dinero de tu propio bolsillo cuando hay plataformas que permiten editar sin inversión por parte  del autor?
Como escritora novel con más entusiasmo que contactos o suerte, llega un momento en el que hay que plantearse las cosas. Se puede una embarcar en la titánica y a menudo frustrante empresa de encontrar quien le edite o se puede también encargar a una de las muchas empresas que gestionan la autoedición sin demasiado esfuerzo por parte del autor, aunque tener su sello en el libro (cuyo resultado final, además, queda un tanto ramplón) como todos sabemos que ellos editan cualquier cosa que les llegue, desprestigia la obra más que otra cosa.

Así que te liaste la manta a la cabeza y te lanzaste al proceso de edición con tus propias manos.
Finalmente, decidí conocer paso a paso y llevar a cabo personalmente todos los pasos de la edición. Cuando decidí editar por mí misma, surgieron posibilidades de coedición, pero quise tratar Con tren al fondo como la pequeña obra de arte que es. Para mí ha sido todo un viaje andar cada momento sola, poder tomar decisiones incluso en la maquetación y aprender de trámites y tratos con la imprenta. Yo recomiendo que cualquier autor lo haga aunque sólo sea una vez, aunque edite aquel cuaderno de notas que escribió de niño: que por una vez decida que va a escribir lo que desea, dejar pasar párrafos de los que no está tan convencido, gestionar el papelamen correspondiente y elaborar la portada del volumen como si fuera una joya. Creo que todo ese cuidado nos acerca a valorar aún más lo que para nosotros representan las palabras y las historias. Dependiendo del tiraje, la inversión es mínima y fácilmente recuperable (aunque sí, a mí aún me queda algo para recuperar lo invertido en Con tren al fondo, pero aunque me quede como estoy, habrá valido la pena).

Creo que el libro será presentado ya mismo.
Sí será este miércoles, 21 de noviembre, a las 18.30 horas, en la Biblioteca Can Mulà (en el parque del mismo nombre) de Mollet del Vallès, que es donde resido actualmente. Tanto el parque como el edificio de la biblioteca son muy bonitos y me gusta que Con tren al fondo se presente allí. Tengo ganas de que sea una tarde íntima y sencilla para que podamos charlar un poco de literatura, de cómo se construyó el libro, lo que significa para mí y también para que quien lo desee, pueda hacerme preguntas.  La entrada es gratuita y todo el mundo está invitado. Os espero allí.

¿Dónde podemos saber más de Con tren al fondo?
Si queréis saber más sobre Con tren al fondo o, incluso, adquirirlo, visitad su página http://contrenalfondo.wordpress.com