Cuando decidí entrevistar a Rafael Gutiérrez, autor de El instante infinito, pensé: «Dio mio!, ¿dónde te has metido, criatura?». La exclamación en cuestión venía del hecho de que la novela basaba una parte de su contenido en la filosofía cristiana, y una, que es una atea convencida, no tenía muy claro que aquel fuera el […]

Ya es Navidad. Buena noticia para algunos y no tanto para otros. Sea cual sea tu caso, aprovecho para compartir contigo un relato antiguo muy propio de estas fechas. Y espero que te guste, porque esta es mi felicitación para ti: Atrás quedó Todos los Santos y como cada año pasamos, así, sin mayor período […]

Acabo de terminar ¡Salva al gato! (en mi edición, el título sí lleva exclamaciones), un manual para guionistas escrito por Blake Snyder, perpetrador de algunos de los guiones más taquilleros de Hollywood. ¿Qué hago yo leyendo un libro sobre guion, si no escribo cine? Pues muy sencillo: me lo ha recomendado alguien que sí lo […]

La Semana de la Ciencia está aquí de nuevo y con ella llega también, como cada año, la Muestra del Libro de Ciencia, que se celebra en Cosmocaixa y en la Biblioteca Sagrada Família Josep M. Ainaud Lasarte a partir de mañana (11 de noviembre) y hasta el día 19, dentro de las actividades organizadas con motivo de la […]

Acabo de leer Intimidad, de Hanif Kureishi. Recuerdo haber leído otra obra de este autor en la Universidad: Mi hermosa lavandería; puede que hayas visto también la peli (Stephen Frears, 1985). Era el primer guion para largometraje de Kureishi, y en él volcaba su visión de la sociedad londinense. En este caso, desde el punto de […]

The Rocky Horror Picture Show (1975), dirigida por Jim Sharman. De izquierda a derecha: Tim Curry, Barry Bostwick y Susan Sarandon   He aquí un fotograma de The Rocky Horror Picture Show. La verdad es que, al no ser el cine un tema que suela tratar en este blog, no había considerado nunca la posibilidad […]

Elegí La sustancia del mal, de Luca D’Andrea, porque hacía tiempo que no sentía la urgente necesidad de sentarme a leer el libro que tuviera entre manos; echaba de menos una lectura que me enganchase y las valoraciones de la contraportada aseguraban un duro mono de páginas entre sentada y sentada. A por él, pues. […]