Entrevista a Pedro D. Verdugo, autor de El péndulo de Newton

entrevista_pedro_verdugo

Hace ya un tiempo os reseñé La falsa metáfora del péndulo de Newton, de Pedro Daniel Verdugo (podéis leerla aquí), escritor al que conocí en la firma de libros de Sant Jordi del año pasado y con el que hice un trueque (yo te doy mi libro, tú me das el tuyo) que para mí fue muy provechoso: leí una buena novela y fiché a un nuevo autor que desconocía. Todo ventajas. Podéis seguirlo en su web, en Facebook y en Twitter (@informadicto); tiene de todo. Fue el primer entrevistado que me vino a la mente al decidir retomar esta nueva sección y tuvo la amabilidad de concederme esta entrevista, así que aquí os dejo las cositas que me ha contado.

Si queréis escuchar lo que conté sobre su novela en el programa Cuarto Cuarta (Ràdio Ciutat Vella), solo tenéis que hacer clic aquí.

¿Qué te llevó a escribir?

El deseo de escribir en mí es relativamente tardío. Eso sí, desde siempre he sido un lector ávido. Tuve la suerte de que mi familia fuera propietaria de una librería-papelería. Supongo que eso facilitó que me picara el bichito de la lectura. Así que de pequeño pude leer mucho y gratis: tebeos, aventuras juveniles en forma de cómic, luego ya en formato de novela, y un poco más tarde libros de todo tipo (ya pagando la mayoría…). He seguido leyendo todos estos años, y al final, casi como un reto personal, en un momento de aburrimiento y rutina profesional pensé que podía intentar hacer algo creativo como escribir una novela.

Comenzaste escribiendo relatos, ¿en qué momento y por qué decidiste lanzarte a la escritura de una novela?

Alguno de aquellos relatos fueron el germen de una idea más compleja: el de una trama basada en escritores, o más bien en aspirantes a escritores. ¿Qué podrías llegar a hacer si te dan la oportunidad de publicar con una gran editorial? ¿Cuáles serían tus límites para conseguirlo, si tienes que pelear contra otros en tu misma situación? Y así imaginé la trama de La falsa metáfora del Péndulo de Newton. La mansión modernista y el escritor misterioso y rico son algunas de mis «obsesiones» recurrentes, pero tampoco quería (ni probablemente era capaz de) escribir una historia de terror gótico al estilo de Edgar Alan Poe. En realidad me gustan las historias en las que todo acaba teniendo una explicación racional.

Tus relatos no eran de género negro, ¿por qué elegiste el género policiaco para tu novela?

A partir de un planteamiento inicial claro de la novela, al ir desarrollando la trama esta me fue llevando a una situación de asesinato absurdo en el que nada parecía tener sentido. Esto de los géneros es algo divertido como conversación de sobremesa, pero no me preocupa demasiado. ¿Es El péndulo una novela negra? Sí, porque hay un asesinato. ¿Es género policíaco? Sí, porque salen policías (bueno, mossos d’esquadra que para el caso es lo mismo). En el fondo, que fuera negra o de ciencia ficción no me importaba demasiado, porque lo único que yo quería era explicar una historia.

En tu blog El bit gris, anticipabas en dos breves capítulos de La trilogía, el inicio de una trama que me atrevo a suponer que ha acabado siendo la de tu novela, La falsa metáfora del péndulo de Newton, en la que aparecen ya dos de sus principales personajes. ¿Qué era, en aquel momento La trilogía?

En aquel momento, la idea era hacer una historia de escritores (un poco para «colocar» aquellos relatos iniciales, aunque los acabé descartando de la versión final) y me pareció que una trama en la que los presuntos asesinos y víctimas fueran del entorno editorial podía resultar algo interesante, una especie de meta-novela (sin ningún ánimo de ser pedante) que hablara de literatura, libros, escritores y editores. Esos relatos pueden encontrarse ahora en mi nuevo blog www.elpendulodenewton.com.

La trama parte de un encuentro un tanto insólito entre el protagonista y el resto de personajes de la novela y un excéntrico escritor. ¿Te inspiraste en algo para crear esta situación?

Unas navidades, cuando era pequeño, pusieron en la tele la película Charlie y la fábrica de chocolate (la de los años 70), basada en la novela infantil de Roald Dahl. Uno de los momentos que se me quedó grabado en la cabeza fue el de la distribución de las cinco láminas doradas que daban acceso a la visita de la fábrica, y de la locura colectiva de todos los niños del mundo por conseguir una.

Reconozco que me inspiré un poco en esa parte para hacer algo parecido en la premisa inicial, pero esta vez con ejemplares de un libro, dedicados y firmados por un autor famoso, que son recibidos inesperadamente por cinco personajes. Esos ejemplares contienen un misterioso epílogo manuscrito (= la lámina dorada) que les invita a una cena en la mansión del escritor famoso y excéntrico. Como si Carlos Ruiz Zafón o Stephen King (=Willy Wonka) te invitara a merendar a su propia casa.

Otro de mis temas favoritos es el del «Gran Hermano» como concepto, pero no estoy pensando en el programa basura de Tele 5 sino en la idea original de la novela 1984 de George Orwell. Me preocupa el afán de los gobiernos y de las corporaciones por controlarnos y tengo la sospecha de que casi todo lo que hagamos puede estar siendo grabado por una cámara. Incluso dentro de casa, ya que las cámaras de nuestros portátiles, móviles y tabletas pueden ser secuestradas por un troyano o software pirata que las active cuando no estemos atentos.

¿Tenías ya pensada la escritura de una novela con un argumento similar o acabó surgiendo después?

Aquella premisa inicial fue tomando vida propia, y tanto las actitudes como las motivaciones de los invitados a aquella cena fueron cambiando para intentar completar un puzzle que fuera mínimamente verosímil y sin dejar piezas sueltas.

Quiero destacar que la que salió al mercado fue la quinta versión de la historia. La primera, que probablemente sea la más «fresca», transcurre enteramente dentro de la mansión (al estilo del Cluedo), y las motivaciones y reacciones de los personajes son bastante diferentes. Pero al leerla tranquilamente, me di cuenta que era demasiado improbable (hasta el asesino estaba dentro de la casa) y que la historia necesitaba ser desarrollada en el exterior para ser creíble.

Como escritor, ¿te sientes identificado con el protagonista en lo referente a su relación con la editorial que aparece en la novela?

Mientras escribía la novela, no demasiado, la verdad. Como este proyecto estaba planteado en principio como un reto personal, no pensaba demasiado en editoriales que me pudieran publicar ni en estrategias de marketing. Pero después de acabarla, me he dado cuenta que si ya es difícil destacar siendo un autor conocido en una editorial de renombre, lo es mucho más si acabas de llegar al barrio, no tienes referencias, no conoces a casi nadie y además haces auto edición.

Entiendo que la labor de los agentes literarios y de los editores es muy complicada, y que no pueden leer todo lo que les llega, pero también quería destacar que quizás se hayan perdido algunos escritores/as de talento y algunas buenas novelas por no haberles dedicado el tiempo y la atención suficientes. Pero no quiero quejarme: estoy muy contento y satisfecho de cómo me han ido las cosas hasta ahora.

Tal y como anticipas en tu web, estás escribiendo ya tu segunda novela, en la que reaparecen algunos personajes de la primera. ¿Qué nos puedes adelantar sobre ella?

La segunda novela, como bien dices, está planteada también como una novela enigma, y hereda algunos de los personajes de la primera, pero les cambia la situación y las necesidades. En esta hay un único protagonista principal que se encuentra en un momento clave y que deberá decidir si acaba cayendo en la mediocridad más absoluta o si aún quiere hacer de su vida algo por lo que valga la pena luchar. Por eso creo que los personajes estarán mejor desarrollados, e intentaré que la trama sea también interesante, enigmática y con un final sorpresivo y potente.

Pero esta vez la novela no estará basada en el mundo editorial, sino en el de Internet y de las redes sociales, y explica la historia de un grupo de jóvenes youtubers en problemas.

Tanto por el caso a resolver —asesinato de un youtuber en directo— como por los libros de los que tú mismo hablas en tu blog —y que, deduzco, te están sirviendo como documentación—, esta próxima entrega parece estar muy relacionada con Internet y las nuevas tecnologías. ¿Se trata solo de una ambientación como cualquier otra o refleja alguna preocupación tuya sobre la potencial peligrosidad de una red que quizás nos tomamos muy a la ligera?

Absolutamente, esta nueva entrega pondrá un ojo en los peligros de Internet y de las redes sociales. Tanto desde el punto de vista de mi profesión como desde la perspectiva de un padre de dos pre-adolescentes, me preocupa mucho la seguridad y la privacidad que nos ofrecen (y nos birlan) las nuevas tecnologías y los peligros que corremos al dejar a nuestros hijos solos delante de una pantalla. No considero que les tengamos que prohibir ese acceso, porque de una manera u otra lo van a conseguir, pero sí que estemos atentos a su comportamiento, a su rendimiento escolar, a su actitud y a sus amistades.

El problema es que con seguridad siempre ha habido bullying en la escuela, y ya antes era un tema grave e importante que debía ser tomado muy en serio por padres y educadores. Pero ahora esas actitudes pueden quedar grabadas en los teléfonos móviles y ser compartidas con miles o incluso millones de personas en un segundo. Los adolescentes son una comunidad altamente influenciable y hay que conocer en qué terreno se mueven. El anonimato y la seguridad de enviar mensajes desde un entorno familiar y protegido pueden animar a ciertas personas a hacer comentarios que no se atreverían a hacer cara a cara.

Tampoco quiero preocupar más de la cuenta a las familias. Las nuevas tecnologías son un bien en sí, y nos aportarán muchos aspectos positivos, pero la forma en que se utilicen puede significar la verdadera diferencia entre la tranquilidad y una pesadilla.

¿Somos realmente conscientes del peligro que corremos al conectarnos tranquilamente desde nuestras casas?

Creo que en general, no. He visto como muchos padres compran un iPhone (o cualquier otra marca de móvil) a sus hijos y les dan libertad absoluta para utilizarlo como les apetezca, y he visto a muchos niños y niñas completamente enganchados al dispositivo. Ya me parece bien que lo usen, que jueguen y que se comuniquen, pero hay que inculcarles que hay que tomar ciertas precauciones, como la de no compartir información básica (edad, género, localización) con desconocidos, y que hay muchas más cosas en la vida de las que se puede disfrutar. Como leer un libro.

¿Crees que comprende la mayoría de los usuarios lo que se esconde tras eso aparentemente tan inofensivo que es Internet?

No. Continuando con la respuesta anterior, no hay que pensar que los únicos que pueden caer en ese tipo de tentaciones son los niños y los adolescentes. Como bien explica Pere Cervantes en su libro Internet Negro, los «malos» siempre van un paso por delante de los «buenos», e inventan un sinfín de estrategias para pescar incautos que les ayuden en sus planes, ya sea robándoles los códigos bancarios de la tarjeta de crédito, o estafándoles con una oferta tan buena que no puede ser cierta, u ofreciéndoles relaciones a distancia en apariencia sinceras pero que ocultan otra estafa.

Lo cierto es que todos corremos un cierto peligro al acceder a Internet, pero creo que más que nunca nos podemos vacunar si usamos el sentido común. Como decía antes, si una oferta es demasiado buena, seguramente algo oculta. Ninguna escultural chica rusa de 20 años pide amistad por Messenger a hombres maduros en pueblitos, ni hay príncipes nigerianos que necesitan nuestra ayuda para sacar 10 millones de dólares de su país a cambio de una suculenta comisión.

¿Te planteas la creación de una serie protagonizada por los mismos personajes que tus dos primeras novelas?

Esta segunda novela da continuidad a algunos de los personajes de la primera, no a todos, y mi intención es completarla con una tercera parte que zanje todos los puntos abiertos que queden en las dos primeras. En ese sentido, el esquema básico de las tres entregas está en mi cabeza, pero aún no sé el detalle de lo que pasará en la tercera… si es que llego, ya que por ahora debo estar concentrado en la segunda, que me está dando continuos dolores de cabeza 😉

Y, por último, ¿tiene esta segunda novela una fecha aproximada de lanzamiento?

Si no es posible lanzarla para antes del verano (cosa que me parece bastante probable), me gustaría empezar el curso que viene (es decir, en septiembre) con la novela a punto para ser publicada. Me tengo que plantear si quiero volver a hacer auto edición, si sería mejor intentar contactar con diferentes editoriales o agentes, o incluso si la debo presentar a algún concurso. Pero lo que sí tengo claro es que no voy a publicar nada que no considere que tiene un mínimo de calidad y dignidad, y que sea divertido de leer. No aspiro a demasiado más por ahora, sinceramente.

Muchísimas gracias, Pedro. Estaré atenta a tu blog para no perderme ninguna novedad sobre el avance de la novela y, si te apetece, pásate por aquí cuando quieras; me encantará recibirte de nuevo. Un abrazo.

Muchas gracias a ti, Silvia, por esta oportunidad de expresarme. Espero también tu siguiente novela con ansiedad. Mucha suerte, gracias de nuevo y un gran abrazo.

 

Anuncios

3 comentarios en “Entrevista a Pedro D. Verdugo, autor de El péndulo de Newton

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s