Operación

micro-stickyEmpuñaba un cuchillo de carne. La cara de aquel sádico ocupaba todo mi campo de visión.
—Estás malito —dijo afectadamente—. Voy a operarte.
Cumplió su amenaza y la espuma de mi relleno se esparció en todas direcciones.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: