Las hijas de las horas, Teresa Buzo Salas

9788494389801

Las hijas de las horas cayó en mis manos por sorpresa, ya que ni conocía el libro ni a Teresa Buzo, su autora, así que lo ataqué sin expectativas previas aunque con curiosidad ante la sinopsis, en la que se hablaba de Virgilio, un padre que perdió por culpa del cáncer a su hija cinco años atrás, cuando ésta sólo contaba quince, momento desde el cual su vida pierde todo sentido para él y en la que sólo encuentra consuelo al mirar una y otra vez las fotos de su hija en Facebook. Hasta que un día recibe un mensaje privado firmado por ella misma y, claro, el hombre se desconcierta un poco.

A lo atormentado de Virgilio, que narra la historia mediante un apasionado monólogo interior lleno de negatividad y odio hacia el mundo que lo rodea y la gente que lo habita, sin importar lo mucho que quieran ayudarlo a salir de la depresión autodestructiva en la que vive atrapado, se añade la rabia contra quienquiera que haya podido acceder a la cuenta de su hija para torturarlo de semejante manera y reírse tanto de ella como de él y su pérdida.

La novela combina el mundo interior del protagonista con el exterior, en el que, muy a su pesar, debe convivir con otras personas con sus propios problemas y sentimientos, más allá del dolor que él sienta por la muerte de su hija. Serán esas personas las que lo lleven a salir de su ensimismamiento en el infierno personal en el que vive para adentrarse en otro que acabará cambiando su vida radicalmente, precisamente por haber sido capaz de desviar su atención del regocijo en la propia desgracia, único tema en el que se permitía pensar, y ver que sigue existiendo un mundo fuera al que, le guste o no, sigue perteneciendo.

Los mensajes (al primero siguieron varios más) ejercen tanto de detonante como de guía para la transformación de Virgilio, paralizado y atascado en su vida, ante la incapacidad de superar la pérdida de su hija. Es precisamente en su búsqueda del culpable cuando se topa con Lucía, la hija de la actual pareja de su ex mujer, a quien en un principio cree autora de los mensajes y con la que acaba estableciendo una extraña relación que los lleva a jugarse la vida al encontrarse metidos en los asuntos de una banda del crimen organizado. A través de la superación de los problemas que le ocasiona el mundo exterior, los ajenos a su duelo, Virgilio va logrando, poco a poco, evolucionar en la de los suyos propios, de manera que su aventura acabe convirtiéndose en un camino de superación tras el cual logre, por fin, despedirse de su hija y volver a convertirse en una más de esas otras muchas personas que pueblan ese mundo que se había negado durante los últimos cinco años.

Un libro que se lee prácticamente de una sentada (dos, en mi caso), tanto por su brevedad como por lo ágil de su narración y lo dinámico de la acción.

One comment

  1. […] Niños y niñas que estáis leyendo esta reseña en un blog, hoy os traigo Adict@, una  novela de Teresa Buzo Salas, publicada por Editorial Gregal, sobre la adicción a las redes sociales y a internet en general (ahora no me salgáis corriendo, por favor). No es la primera vez que la autora aborda el tema cibernético; si habéis leído alguna de las entradas anteriores quizás recordéis la que dediqué a Las hijas de las horas, su primera novela, en la que ya aparecían las redes sociales como parte importante de la trama y la obsesión de uno de los personajes con una de ellas en particular, aunque por motivos muy diferentes a los mostrados en Adict@ (podéis leer lo que os conté sobre ella siguiendo este enlace). […]

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: