Alguien, Alice McDermott

arton1419

Pese a tratarse de una de las escritoras literarias más prestigiosas de Estados Unidos, confieso no haber oído hablar de Alice McDermott antes de la lectura de este libro, así que me sumergí en las páginas de Alguien, su última novela tras siete años sin publicar, sin más expectativas que las creadas por la sinopsis de su contraportada, en la que se la presentaba como la plasmación de una vida a través de los recuerdos de una mujer a lo largo de sus siete décadas en Brooklyn desde los años veinte. Dicho así la cosa no parece ofrecer nada nuevo, ¿verdad?; a mí, sin embargo, me pareció interesante esa idea de puzzle de retazos de vida que me vino a la mente y me impelió a hacerme con el libro, cosa de la que me alegro, puesto que lo he disfrutado mucho.

Marie Commeford es la protagonista y narradora de los hechos. Nacida en Nueva York en el seno de una familia de origen irlandés y, como la misma autora, residente en Brooklyn, describe, implícitamente como escenario en el que transcurren sus recuerdos o, en otras ocasiones, como protagonista misma de algunas de las situaciones descritas, la vida en el vecindario antes de los cambios que lo han hecho evolucionar desde el barrio desagradable y peligroso que fue antes de convertirse en la zona residencial que es hoy en día.

Si lo que te gusta es la acción trepidante no pierdas el tiempo con este libro porque no encontrarás en él más emoción que la de la vida misma, la de una persona corriente como tú o como yo (espero no ofenderte al incluirte en el numeroso subconjunto de chusmilla humana -desde el cariño- del que formamos parte todos los que nutrimos ese saturado grupo que es la «gente común»). ¿Qué momentos destacarías en tu propia vida? ¿Infancia?, ¿primeros amores?, ¿formación de una familia?, ¿últimos años? Todos ellos están presentes en esta novela en forma de recuerdos que viajan adelante y atrás en el tiempo, sin seguir un orden cronológico lineal, dibujando a los personajes en un inicio y perfilándolos después con cada episodio relatado, haciéndonos comprenderlos cada vez más a medida que sabemos más de ellos, de sus ilusiones y las alegrías o desengaños que las suceden, de las expectativas cumplidas e incumplidas de unas vidas que, en muchos aspectos, acaban no pareciéndose demasiado a lo que en un principio se esperaba de ellas.

La pormenorizada descripción de lo cotidiano (la luz que entra por la ventana, el olor a humo de las fábricas, las voces que llegan desde la calle) nos sumerge en el día a día de los personajes, que encajan como mejor pueden las circunstancias de sus vidas, no siempre las deseadas, que a veces aceptan y contra las que otras veces se rebelan, y a las que acaban por sobreponerse, rendirse o resignarse; la vida entera es una lucha y no puede ser valorada hasta los últimos momentos, con la perspectiva otorgada por los años y la relativización de cada hecho que la experiencia permite, adornando con toques de humor o ironía situaciones o actitudes que en un momento anterior de la vida habrían sido vistas con menos intrascendencia.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: