Hasta aquí hemos llegado, Petros Márkaris

9788490660713

Hasta aquí hemos llegado es el cuarto y último título de la llamada trilogía de la crisis (sí, el cuarto; parece que Márkaris se animó y decidió alargar el proyecto más de lo esperado en un primer momento), de la que ya os he hablado en posts anteriores (seguid este enlace para leer las reseñas de los otros títulos). Bien sabe el autor que el concepto trilogía ha acabado siendo poco exacto y, por eso mismo, ha planteado esta última entrega como una especie de anexo aunque a la práctica es una novela más, con la misma importancia que las anteriores, y la ha titulado, directamente, Títulos de crédito (traducción literal del título original griego Τίτλοι τέλους -Títloi télous-).

Tal y como hiciera en las tres novelas anteriores, ha dedicado esta última a la crisis griega y a sus causas y consecuencias, repartiendo leña entre todos los responsables, que no son pocos, y narrando la manera de los griegos de hacer frente a sus efectos, así como la forma en que la extrema derecha está aprovechando la situación para avanzar posiciones entre la población, el creciente racismo y otros aspectos que acaban haciendo una radiografía bastante completa de la coyuntura griega.

Respecto a la estructura de la novela, es exactamente la misma de las otras tres: el Comisario Kostas Jaritos empieza a investigar una muerte que acaba estando relacionada con las que le van siguiendo a lo largo de las páginas, consecuencia todas ellas del hartazgo provocado por la situación en una o varias personas que deciden poner un poco de justicia entre tanta corrupción. En este caso los asesinatos son responsabilidad de los «Griegos de los Años Cincuenta», un grupo que apostilla siempre las reivindicaciones de sus acciones con la misma frase: «volved atrás y empezad de nuevo, pero esta vez hacedlo bien». Parece ser, por lo tanto, que hay algo que arreglar, algo que hace mucho que no funciona como debería y que hay que enmendar, pero ¿qué puede haber estado yendo tan mal desde los años cincuenta como para que a estas alturas alguien se dedique a matar para solucionarlo? En la novela se habla de la Guerra Civil griega y de la división izquierda-derecha que aún pervive en nuestros días, del resurgimiento de la extrema derecha a través de Amanecer Dorado y sus tentáculos, que se extienden incluso dentro de las administraciones, con el especial peligro de tener a miembros y simpatizantes dentro de la misma policía, de la corrupción que este hecho facilita y de la que campa a sus anchas por administraciones y ministerios, ralentizando los ya de por sí poco ágiles procesos burocráticos en detrimento de aquellos que no están dispuestos a pagar un soborno para obtener aquello a lo que en teoría tienen derecho sin hacerlo y, en definitiva, de la especial idiosincracia griega que desquicia a aquellos que no la comprenden, por ser extranjeros, en su mayoría.

El ejemplo de la incomprensión de la manera de hacer griega viene dado por un personaje griego de nacimiento pero alemán de adopción, hijo de emigrantes que retorna a su país de origen para invertir en él a través de un proyecto energético. Lamentablemente, parece no ser tan griego como creía; su educación alemana y la visión de las cosas a través de la misma le impide pensar como un griego y aceptar el ofrecimiento de alguien que aceleraría los trámites administrativos necesarios para llevar a cabo su proyecto. Éste es nuestro primer muerto, al que seguirán otros cuatro de perfil muy distinto al suyo que pondrán de manifiesto hasta qué punto la propia organización estatal griega ha sido diseñada para favorecer a unos cuantos que se benefician de sus carencias y cómo la brecha izquierda-derecha de la que hablaba arriba no tiene el menor problema en cerrarse algunas veces, cuando el interés económico particular lo requiere. Una crisis de valores general a la que sólo parece resistirse la familia griega, más unida que nunca ante las adversidades y dispuesta a lo que haga falta por el bien de sus miembros.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: