La evolución de Calpurnia Tate, Jacqueline Kelly

9788415729785_La_evolucion_de_Calpurnia_Tate_negra_Roca_Bolsillo_2014-baja

La evolución de Calpurnia Tate, de Jacqueline Kelly, narra en primera persona el momento en que una niña de once años (la tal Calpurnia) descubre su pasión por la ciencia.

La acción tiene lugar en Texas durante la segunda mitad de 1899 y, en realidad, y dada la ausencia de acción y de una trama alternativa, no es sino la excusa para reflejar otros aspectos, como el sexismo, la importancia de la independencia de la mujer y las dificultades que la tradición y el anclaje social en ellos suponen para el progreso intelectual y, por lo tanto, de la sociedad en sí, incluyendo a la mujer como parte de ella fuera de su papel dependiente y totalmente al margen de cualquier acontecimiento que tenga lugar más allá del ámbito doméstico o de los eventos sociales en los que desplegar sus encantos.

En un momento y lugar (el sur de Estados Unidos de finales del siglo XIX y, por tanto, no muy lejano a la Guerra de Secesión) poco dados a innovaciones de índole no práctica, la sociedad se acoge a sus tradiciones al tiempo que potencia el desarrollo tecnológico en pos del progreso. Esta evolución, sin embargo, no tiene voluntad alguna de afectar a cuestiones intelectuales ni, mucho menos, feministas; bastante transformación social supuso ya la abolición de la esclavitud como para ir regalando derechos a otros colectivos sociales que ya tenían un papel establecido dentro de la comunidad. La mujer no pudo votar hasta 1920, después de no poca lucha, cómo tendrá que vérselas Calpurnia, pues, para desafiar a una familia bien posicionada en una sociedad como la del momento y luchar por desligarse de ese papel que le está reservado y al que de ninguna manera piensa resignarse.

El único aliado con el que cuenta es su abuelo, un hombre que, pese a haber luchado en la guerra y haber levantado el negocio familiar de cultivo de pacana y algodón, tiene la amplitud de mira suficiente como para escapar del pensamiento establecido. Después de dejar el negocio en manos del padre de Calpurnia, el abuelo se dedica, como naturalista que es, a investigar el mundo que le rodea, sin hacer demasiado caso a las convenciones sociales. Este hecho le vale una cierta fama de huraño y malhumorado ante sus nietos (de los que no acaba de saberse los nombres) y a la que sólo Calpurnia es capaz de sobreponerse después de estrechar su relación a través de la pasión de ambos por la ciencia. De él aprende el método científico y, tomándolo como base, observa la naturaleza a su alrededor con una nueva mirada.

El espíritu crítico de Calpurnia y su curiosidad ante la naturaleza, ambos fomentados por su abuelo, suponen un problema para la madre de la familia, que intenta de todas las maneras posibles enderezar a esa hija suya tan tozuda que se empeña en hacerse preguntas absurdas y en hacer cosas que no corresponden a su condición (la criada la vio una vez recolectando algodón por saber cómo se sentía uno al trabajar tan duramente y casi muere en el acto ante la visión de una niña blanca trabajando como si fuera una esclava), en contraposición con Lula, la mejor amiga de Calpurnia, encarnación perfecta de lo que se espera de una niña como está mandado; es guapa, agradable y aplicada y virtuosa en las labores domésticas. ¿Qué más se le puede pedir a una niña? Calpurnia no es fea ni tampoco un ogro pero tiene el carácter suficiente como para respetar lo justo unas normas sociales que carecen de sentido para ella. En lo demás es un completo desastre. Es lo opuesto a lo que debe ser una chica; su inquietud desafía a su feminidad y esta situación choca frontalmente con el machismo y la tradición. Destina todas sus energías (cuando su madre y las labores que le obliga a hacer para convertirla en una buena futura esposa se lo permiten) a recoger muestras e investigar con su abuelo. Su sueño es ir a la universidad pero las dos únicas veces que se atreve a decirlo ante alguien (Lula y su hermano mayor) recibe una respuesta decepcionante.

Calpurnia se siente sola en un mundo que no sólo no contempla una opción como la suya sino que ni siquiera se plantea que alguien pueda no estar de acuerdo o cómodo con la sociedad tal y como está establecida. Del mismo modo que en ella no son bien vistas algunas actitudes consideradas poco femeninas y,por tanto, peligrosas en una mujer (su sed de conocimientos más allá de aprender recetas y a tejer calcetines, por ejemplo) se niega también a su hermano pequeño la posibilidad de cocinar cuando él muestra interés por hacerlo; es un chico, y los chicos no hacen esas cosas.

Él no encontraba peligroso que yo me preguntara cosas. De hecho, lo fomentaba.

Su único consuelo es su abuelo, quien le hace ver, también, que antes que ella hubo otras grandes mujeres científicas, responsables de grandes descubrimientos de vital importancia para el conocimiento. Junto con él descubre una nueva especie de algarroba; así contado puede parecer un hecho más bien tonto y de poca importancia, y realmente no la tiene más allá de saberse autores de una aportación a la ciencia, de no haberse limitado a contemplar el mundo ante sus ojos y haber sido capaces de escudriñarlo hasta tal punto para comprenderlo que habían logrado ver algo que ningún ser humano había sido capaz de ver hasta ese momento. Y como recompensa por tal hallazgo bautizaron a esa nueva especie con su apellido, una victoria simbólica de la inteligencia, el espíritu crítico y el progreso contra la tradición, la ignorancia y los miedos y la cerrazón de la sociedad ante el cambio.

Si quieres escuchar lo que dije de este libro en el programa Cuarto Cuarta de Ràdio Ciutat Vella, sigue este enlace.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: