Los pasajeros, Gabri Ródenas

portadalospasajeros

Los pasajeros, de Gabri Ródenas, recientemente fichado por B de Books tras la autopublicación de sus dos primeras novelas (El búnker de Noé y Estación Orichalcum), es la obra de la que os voy a hablar hoy.

Habiendo leído las dos anteriores, totalmente independientes de ésta última (pese a que en ella se encuentren algunos guiños al lector de aquéllas), ya esperaba encontrar en mi lectura algunos elementos clásicos en el estilo inconfundible de su autor, como la crítica social o las constantes referencias culturales (con especial mención de las musicales); esta vez, sin embargo, los sitúa dentro de un nuevo marco: el de lo sobrenatural, lo desconocido o lo inexplicable como contrapunto a lo que ya conocemos, que asumimos como natural y que, pese a lo insatisfactorio que nos pueda resultar, nos parece totalmente lógico y coherente, lo que yo interpreto como el «es lo que hay» que tanto se oye últimamente. Esta expresión perdería todo su significado si nos atreviéramos a mirar un poquito más allá, a explorar otras opciones y superar los miedos que nos impiden adentrarnos en lo desconocido, donde no sabemos qué nos espera pero donde quizás encontremos un «también hay» que mejore nuestro mundo (por lo menos, el de la mayoría de nosotros, aunque habría unos pocos que no estuvieran de acuerdo, claro). Ésta es la lectura que yo hago del trasfondo general de la novela.

Cinco personajes (una filósofa lectora de Chesterton, un tipo que afirma ser el Zorro, un médium, un muchacho que vive en una furgoneta con su padre y una curiosa gata) coinciden en extrañas circunstancias. Muy pronto advertirán que deben llevar a cabo una importante misión sobre la cual desconocen los detalles.
Descubrirán que están siendo observados por un extraño grupo de hombres que parecen sacados de un cuadro de René Magritte. Se autodenominan los golconditas y guardan la clave de un enorme misterio cargado de tintes cósmicos.

Los pasajeros
 aborda la cuestión de los viajes en el tiempo, la reencarnación, el impacto de la new age, el peso de la física cuántica en nuestra vida cotidiana y la necesidad del equilibrio. Es una novela cargada de humor, humanidad y mucha esperanza.

Para formular su denuncia, Gabri recurre a una curiosa galería de personajes de lo más variopinto que, sin comerlo ni beberlo, acaban formando parte de un extraño grupo de personas (y un gato) destinado a cumplir una complicada misión del éxito de la cual acaba dependiendo el futuro del planeta entero; otra característica en común con sus obras anteriores: las consecuencias mundiales que pueden tener las acciones de unos pocos con intereses distintos de los de la mayoría y con el poder suficiente para llevarlas a cabo, aunque siempre habrá alguien (llámese éste León Poiccard, Enrique Junco, Nico, Teresa o Don Diego de la Vega) que alerte del peligro y ponga las bases a una respuesta por parte del resto de la humanidad. Que ésta decida implicarse o no en su propia salvación ya no depende de ellos.

Por cierto, ¿qué será ese simbolito que aparece en la portada? Sí, ése que parece una cama abierta dentro de un círculo… Si quieres saberlo, lee el libro. Y, si no, yo de ti también lo haría.

2 comentarios en “Los pasajeros, Gabri Ródenas

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s