28. La importancia de las partes. Y… voilà!

Peripecias-estelares28

El dependiente le mira, no sin cierta suspicacia, y, tras un momento en el que parece evaluar cuál podría ser la respuesta más adecuada, responde:

—¿No prefiere usted un helado?

Chen sonríe de oreja a oreja y, como ya hiciera Herbert en el chiringuito de la Tierra bis, se lanza al recital desbocado de frases absurdas en una compenetración tal con el dependiente que es digna de un equipo de natación sincronizada.

—¿Un helado? No, ¡qué horror!
—No se exalte, por favor.
—Le he pedido naranjada.
—¿Naranjada de verdad?
—Naranjada, con la que se brinda.
—¿Con la que se brinda? Entonces, lo que usted quiere es, sin duda…
—¡Una Mirinda! —curiosamente, pese a la excitación de ambos, esta última frase es exclamada en un susurro por los dos al mismo tiempo. Se repiten los abrazos y aspavientos del chiringuito terrestre.

—¡Chen! —grita nuestro nuevo amigo—Llevo tanto tiempo esperando este momento…

Al parecer, medio universo paralelo lleva soportando una existencia tediosa desde tiempos inmemoriales con la única esperanza de poder contribuir, en algún instante de sus vidas, a esta especie de confabulación interestelar en pro de la salvación de lo que quede de la semiextinta especie humana. A saber por qué. Mucho me temo que si conocieran mínimamente la realidad del ser humano del universo vecino no se habrían tomado tantas molestias.

—¡Toma! —y, mientras dice esto, alarga el brazo y le ofrece un papel arrugado que acaba de sacar del bolsillo de su floreada camisa. Nos agolpamos todos a su alrededor, ansiosos por conocer la composición de la dichosa fórmula que nos ha hecho jugarnos el pellejo, atravesando universos y dimensiones.

Cuatro partes de zumo de naranja
Cinco partes de agua
Una parte de nitrógeno líquido
Añadir azúcar al gusto

—¿Y ya está? ¿eso es todo? —pregunta Afrodita, tan atónita como el resto de nosotros, al leer la nota.
—Ya está, ¿qué más quieres? —responde nuestro último contacto, un tanto ofendido. Afrodita, cuya inteligencia suprema, aunque humana, no suele pasar por alto estos pequeños matices sentimentales, suaviza el tono de su discurso.
—Solo quería decir que me sorprende que no se trate de una fórmula más complicada —se disculpa—, pero muchas gracias por tu colaboración con la causa.

Como no podía ser de otro modo, el último fichaje de nuestro equipo sucumbe, igual que todos nosotros, a los encantos de nuestra capitana, y, tras escuchar sus palabras, una bobalicona sonrisa comienza a colgar de sus orejas. Que se ponga a la cola.

—¿Azúcar moreno o blanquilla? —hacía ya rato que Giuseppe no abría la boca. Por lo menos su intervención ha servido, por esta vez, para borrar esa sonrisa ridícula de la cara del último aspirante al corazón de Afrodita.
—Moreno, por supuesto —dice este.

Lo que no sé yo es de dónde vamos a sacar todos esos ingredientes; en la Tierra, desde mucho antes de la catastrófica fuga de metano54 a escala global, las naranjas escaseaban, no hablemos ya del azúcar y, menos aún, del moreno. Como si leyera mi mente, el dependiente se mete tras la barra y saca de la nevera una malla de naranjas y un kilo de azúcar. Moreno, claro. El agua y el nitrógeno líquido brotan de todos los grifos del universo, así que no hace falta guardarlos celosamente con centinela y contraseña. Mezcla los componentes con sumo cuidado en la batidora del chiringuito, respetando escrupulosamente las proporciones, y, con la gracia de un barman experimentado, agita el resultado del proceso en una coctelera al ritmo de la música de emerge de los altavoces.

Voilà! —dice tras terminar, dejando el cóctel salvador sobre la barra.

Vota cómo quieres que continúe la historia y lee aquí la continuación el próximo viernes 16 de mayo.

2 comentarios en “28. La importancia de las partes. Y… voilà!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s