27. El radar delator y nuestro día de suerte

Peripecias-estelares27

No llevamos ni cinco minutos de trayecto y arrastramos una cola de vehículos a nuestras espaldas que llega mucho más allá de donde alcanza la vista. La ruta TL-389 tiene un tráfico espantoso a estas horas, según dice Chen. Cierto. Y el motivo no es otro que la velocidad absurdamente lenta de nuestra tartana sideral. A los pitidos y gritos de todo tipo comienzan a unírseles los primeros objetos lanzados desde la recua de naves de todo tipo que llevamos detrás. Por suerte, antes de que empeore la cosa, unas luces intermitentes llegan a nuestra posición acompañadas de un sonido infernal de sirenas. El ocupante del monoplaza salvador nos indica que nos hagamos a un lado y paremos.

—Pero bueno —espeta a Chen nada más entrar en nuestra nave—, ¿está usted loco o qué?

Qué fue del clásico «buenos días» es un misterio.

—Pero, agente —responde nuestro piloto con la misma pachorra con la que conducía hace un momento—, ¿qué pasa?

El agente en cuestión saca un librito del bolsillo de su camisa y comienza a leer:

—Artículo 24 del código de circulación: se considerará velocidad anormalmente reducida toda aquella que sea inferior a la mitad de la permitida en el tipo de vía por el que se circule. Según el radar no llegaban ustedes a un cuarto de la velocidad máxima: estaban pidiendo a gritos un accidente o, peor aún, y parece que he llegado justo a tiempo de evitarlo: un linchamiento en ruta. ¿Un día como hoy? ¿A estas horas? Pueden considerarse afortunados; dos minutos más y no lo cuentan.

Un silencio difícilmente descriptible invade la nave.

—No se preocupe, agente —dice por fin Rogelio—. Aligeraremos el paso.

—No, Rogelio, no…

Chen parece ir a decir algo más pero el poli le interrumpe.

—Perdón, ¿ha dicho usted Rogelio?

—Sí…

—Pero, hombre, ¿cómo no lo ha dicho usted antes? —empieza a tocar botones en un cacharro que saca de otro bolsillo de su uniforme—. Aquí agente PT4448, solicito urgentemente vehículo remolcador turbo-plus en coordenadas H87 K98.

Apenas acaba de pronunciar la frase cuando «algo» llegado de alguna parte se detiene junto a nosotros acompañado de un chirrido ensordecedor. De él surgen dos individuos de especie desconocida que comienzan a  colocar ganchos y anclajes por doquier en nuestra maltrecho carricoche espacial. Tal y como el tal PT4448 ha ordenado, la grúa de emergencia se ha plantado aquí en un pis pas. Los operarios vuelven a los mandos de su nave y, sin previo aviso, salimos disparados tras ella. En menos de dos minutos nos plantamos en nuestro destino, sueltan todos los garfios que nos han unido a ellos durante el trayecto y nos abandonan con la misma rapidez y falta de comunicación anteriores.

La Luna en este universo está bastante más animada que la conocíamos en el nuestro. Parece tratarse de un complejo vacacional a juzgar por la abundancia de atracciones, piscinas y familias con niños, ataviados todos ellos con chancletas y bermudas. El espíritu es similar al de la Tierra: seres de todo tipo viviendo en harmonía, entre risas y alegría desatada general. Chen, al contrario del resto de nosotros, parece saber adónde va y se abre paso entre la multitud derrochando gracia y simpatía hasta plantarse en un quiosco de helados y refrescos que inunda la zona de hamacas y piscina en la que se encuentra con una música pegadiza y, para qué negarlo, un tanto irritante. Sin más preámbulo que un jovial «hola» le suelta al dependiente:

—¿Tiene usted naranjada?

Vota cómo quieres que continúe la historia y lee aquí el próximo episodio el próximo 9 de mayo.

Anuncios

2 comentarios en “27. El radar delator y nuestro día de suerte

    • No tardarán mucho en poner uno en la luna, no…
      Puesssss… Buena pregunta 😛 EN teoría sí pero todo puede ser (y si empiezo ya a planteármelo, malo… jejeje).
      Yo trabajo todos los fines de semana, así que a mí, los puentes, plin… no hago ni uno (por si te sirve de consuelo 😉

      Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s