24. Dudas, baúles y mentiras piadosas

Peripecias-estelares24

—Bueno —dice Herbert con un cierto aire de duda en su voz—… No.

Tanto rollo con la dichosa fórmula y al final resulta que ellos tampoco la tienen. Ni la fórmula ni, al parecer, puñetera idea de dónde encontrarla, a juzgar por la expresión de su rostro.

—Pero creemos que sabemos dónde podemos empezar a buscarla.

Fantástico. Empezar a buscarla. Juraría que eso mismo es lo que comenzamos a hacer nada más abandonar la Tierra: empezar a buscarla. ¿Tenemos ahora que empezar otra vez? La alegría que recorría mis venas hace apenas unos instantes se disipa ante tal perspectiva.

—Ha llegado el momento —anuncia con esa solemnidad un tanto ridícula con que tienen la costumbre de comunicar las decisiones en esta estación.

—¡Ay, Herbie! —Loretta apenas puede contener sus lágrimas de pura emoción—Voy a por las maletas.

No sé adónde piensan llevarnos pero parece que no será cosa de un rato encontrar la fórmula de marras si esta gente tiene que hacer la maleta para acompañarnos. Apenas he tenido tiempo de hacer esta reflexión cuando aparece Loretta con dos bolsas y lo que parece el baúl de la Piquer. Rectifico: nuestras réplicas trinoculares no tienen que hacer su equipaje; lo tienen preparado desde quién sabe cuándo, como si toda su vida hubiesen estado esperando este momento.

—¡Por fin! —exclama al llegar a nuestra posición. Pues sí, parece que mis sospechas no son del todo desacertadas: literalmente llevan toda su vida esperando.

—Antoine —dice Herbert conservando el tono de las grandes ocasiones mientras se dirige a nuestro cocinero del día. Lo toma por los hombros y lo mira fijamente a los ojos. No dicen nada más. Apenas una ligera inclinación de cabeza y queda entendida una sentida despedida. Los hombres de verdad tienen suficiente con eso; más sería innecesario y claramente debilitador.

—¡Vamos, niños! —al decir esto, toda la tropa de niños mutantes se abalanza sobre él con un gran griterío de sobreexcitación. Antoine desaparece bajo esa montaña de cuerpecitos histéricos. Lo oímos reír desde las profundidades; sigue vivo.

Al parecer los papeles estaban repartidos en esta aventura desde hace mucho tiempo; todos saben lo que tienen que hacer. Todos menos Tito, que trota junto a nosotros mientras nos dirigimos a nuestra nueva nave, la de nuestros amigos. La antigua, con la que aterrizamos en esta estación, pese a superar en mucho a nuestra vieja Limoria, que en paz descanse, al lado de la suya no parece sino eso: antigua. Subimos la rampa de acceso y Tito nos sigue, moviendo su trompa de puro contento. Herbie vuelve sobre sus pasos y se detiene ante él, acariciándole su pelito color azafrán mientras le dice con todo su cariño que él no puede venir. El pobre Tito deja de menear su trompa al instante y adopta una expresión de desconsuelo tal que a punto estoy de bajar a frotarme contra él. La rampa se retrae por fin mientras Tito continúa lloriqueando bajo nosotros. Qué penita, por Dios.

—¡Tito, cariño! —grita Loretta junto a mí—¡Antoine te necesita! ¿Quién cuidará de los niños si tú no estás?

Estas palabras parecen provocar el efecto deseado sobre nuestro peludo desgraciado, que transforma la expresión de su cara ipso facto.

—¡Eres el responsable! ¡Corre con ellos y cuídalos bien!

Se aleja de nosotros como una flecha, meneando de nuevo la trompa como un loco. Tengo la impresión de que Antoine se basta y se sobra para cuidar a la chiquillería pero ¿qué daño hace una mentirijilla piadosa cuando se puede hacer tanto bien con ella? La felicidad de Tito me parece un fin más que justificado para tan inofensivos medios. Qué mono es. Y qué simple.

Vota cómo quieres que continúe la historia y lee aquí la continuación el próximo 4 de abril

Anuncios

4 comentarios en “24. Dudas, baúles y mentiras piadosas

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s