Teresa Roig: la entrevista

Entrevista-Teresa-Roig

Hoy hablamos con Teresa Roig, autora de L’arquitecte de somnis (Columna Edicions)/ El arquitecto de sueños (Roca Editorial), novela que os reseñaba la semana pasada. En su blog se define como madre, escritora y articulista, cocinera, facilitadora de PSYCH-K, bloguera, autodidacta, modista, lectora, practicante de yoga, meditación y sentido común; tiene un hijo, años de experiencia en educación en el tiempo libre, unos cuantos más en el sector audiovisual publicitario y formación diversa en técnicas de crecimiento personal. Vamos a ver qué nos cuenta:

¿De dónde te viene el interés por la historia?

Mi abuela me contaba anécdotas cuando era pequeña y me fascinaba escucharla.
También creo que somos, en parte, lo que han vivido nuestros antecesores, que su historia es parte de la nuestra, y que todos estamos conectados de un modo u otro. Es como formar parte de un gran puzzle, el del mundo entero, con las experiencias de uno mismo, las de tu familia y las del país.
De todos modos las historias que más me interesan son las de amor. Y son las que escribo, sean del género que sean.

Tus dos primeras novelas (L’herència de Horst, Alisis, 2007 y Pa amb xocolata, Alisis, 2008) están ambientadas en el segundo tercio del s. XX, desde la Guerra Civil española hasta la dictadura franquista y el refugio que encontraron en ella antiguos agentes o colaboradores nazis. ¿Crees que debemos preocuparnos por el resurgimiento del fascismo en Europa?

Creo que un país que olvida sus errores está condenado a repetirlos. Y la memoria, como el saber, no ocupa lugar.

Con El primer dia de les nostres vides (Proa, 2010) abandonas la novela histórica y te adentras en la sociedad actual y en cómo la vive en individuo. ¿Crees que el ser humano ha perdido su esencia con el progreso en el último siglo? ¿Ha despojado el progreso de sentido a la vida del ser humano actual? 

El progreso es una arma de doble filo: nos da tanto como nos quita. Gracias a la tecnología, actualmente vivimos súper conectados con lo que pasa fuera, y cada vez menos con nosotros mismos, con la naturaleza… Pero creo que nunca es tarde y que siempre hay tiempo para segundas oportunidades. Por eso escribí “El primer dia…” una historia de amor entre dos desconocidos tan diferentes que llegan a parecerse. Además, como decía el propio Gaudí, la originalidad consiste en volver al origen.

Tras ésta haces una incursión en el género humorístico con El blog de Lola Pons (Columna Edicions, 2011), hablando de una mujer en plena crisis de la treintena. ¿Crees que en la sociedad actual vivimos excesivamente centrados en lo que se supone que debemos hacer o sentir en cada momento de nuestra vida?

Creo que vivimos tiempos interesantes en los que la supervivencia, por contradictorio que parezca, está en asumir nuestra responsabilidad en la vida y, con ella, nuestro poder. Hacer lo que queremos en cada momento; no porque toca, porque se debe o porque nos lo pidan…

¿Es el humor la mejor forma de tomarse la vida?

¡Sin duda! La salud no radica solamente en el cuerpo físico. Uno de los principales síntomas de salud es disfrutar de un buen sentido del humor. ¡Y quien sabe reírse de uno mismo, tiene material para reír toda la vida!

Con L’arquitecte de somnis vuelves al género histórico ¿qué te lleva a remontarte al s.XIX – principios XX?

Pues lo que me llevó a escribir “L’arquitecte…” fue descubrir la historia del indiano multimillonario Josep Guardiola, un noble del Camp de Tarragona que se fue a descubrir mundo con 16 años y amasó una inmensa fortuna en las Américas con sus plantaciones de café y sus patentes de maquinaria para procesarlo.

¿Por qué La Pedrera? ¿Qué te llamó la atención?

La Pedrera era el epicentro de diversos personajes interesantísimos, hombres y mujeres avanzados a su época, como el indiano en cuestión. Su mujer— de la cual se enamoró perdidamente a los 60 años, cuando ella tenía sólo 20— fue después de enviudar la Sra. de Pere Milá, quien hizo el encargo a Gaudí de construir una casa de pisos de alquiler en el paseo de moda de la burguesía catalana, y le dio rienda suelta, gracias a la fortuna de su antecesor. Y Gaudí accedió, para refugiarse en el trabajo y olvidar su amor imposible con una joven revolucionaria… La Pedrera era el destino de esos hombres y mujeres, conectados entre ellos incluso antes de conocerse.

¿Descubriste a Gaudí -el hombre- durante la investigación para la novela o ya te habías interesado antes por él y su obra?

Lo descubrí durante el proceso de documentación y me fascinó por completo: su talante, sus valores, la enfermiza juventud que le permitió descubrir la naturaleza tan de cerca, el arduo trabajo de aprendiz y cómo de un origen humilde y rural pasó a convertirse en el gran genio de la arquitectura que llegó a ser.

Describes la sociedad de la época, desde las clases más bajas a la burguesía, ¿crees que esta descripción dista mucho de la de la sociedad actual?

Excepto por los avances tecnológicos, a nivel humano, no distamos tanto de aquellos hombres y mujeres. Excepto porque entonces puede que fueran más aventureros de lo que somos nosotros ahora… Y no me refiero durante las vacaciones.

¿En cuál de los contextos narrativos en los que has escrito te sientes más cómoda?

Me siento cómoda escribiendo. Sea lo que sea, cuando sea. Escribo como respiro. Porque respiro. Es lo que da sentido a mi vida desde siempre.

¿Estás preparando ya tu próximo proyecto?

Actualmente estoy trabajando en varios proyectos infantiles -tengo la inspiración en casa- además de tener una novela en un cajón. Veremos qué saco antes…

Muchas gracias, Teresa.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s