Fahrenheit 451, Ray Bradbury

farenheit_451

Fahrenheit 451, de Ray Bradbury, es uno de esos libros que hay que leer en algún momento de la vida. No es, ni mucho menos, una historia tranquilizadora. La sensación que te queda en el cuerpo es muy similar a la provocada por Orwell o Huxley, o esa ciencia ficción que, conforme pasan los años, va perdiendo el componente ficticio para asemejarse cada vez más a una realidad para nada agradable.

Fahrenheit 451 (la temperatura a la que el papel empieza a arder) narra la historia de un bombero en una sociedad en la que su trabajo no consiste ya en apagar incendios sino en provocarlos. Armados con mangueras de queroseno acuden raudos y veloces a la llamada de cualquiera que denuncie a un conciudadano que posea libros. A la hoguera con ellos. Con los libros, quiero decir, aunque tampoco se tengan muchos miramientos con sus propietarios, disidentes políticos y sociales que ponen en peligro la estabilidad del gobierno y la sociedad. ¿Cómo no van a suponer una amenaza? Los libros hacen pensar y una mente pensante es, por definición, peligrosa. Molesta cuando menos. En un sistema basado en el adormecimiento de la población los libros son un peligro público. La gente debe ser feliz, no por su propio bienestar, claro está, sino por el de los de arriba, que no verán cuestionadas sus actuaciones mientras consigan que el conformismo (y la ignorancia, por supuesto) mantengan a su pueblo como un mero espectador que se limita a producir y consumir.

Demasiado nos suena ya esta historia. Lo que os decía, ciencia no ficción que hace estremecer. Nos acercamos peligrosamente a la realidad contada por Bradbury y sólo en nuestra mano está el final de nuestra historia, aún no escrita definitivamente pero que sí sigue, desde hace mucho, un guión escrito por autores que nada nos convienen. Aquí os dejo un fragmento de Fuego Brillante, el posfacio que el mismo Ray Bradbury escribió en 1993:

Sólo resta mencionar una predicción que mi Bombero Jefe, Beatty, hizo en 1953, en medio de mi libro. Se refería a la posibilidad de quemar libros sin cerillas ni fuego. Porque no hace falta quemar libros si el mundo empieza a llenarse de gente que no lee, que no aprende, que no sabe. Si el baloncesto y el fútbol inundan el mundo a través de la MTV, no se necesitan Beattys que prendan fuego al queroseno o persigan al lector. Si la enseñanza primaria se disuelve y desaparece a través de las grietas y la ventilación de la clase, ¿quién, después de un tiempo, lo sabrá, o a quién le importará? […] el Bombero Jefe en la mitad de la novela lo explica todo, y predice los anuncios televisivos de un minuto, con tres imágenes por segundo, un bombardeo sin tregua.

Cómpralo en Amazon: Fahrenheit 451 (CONTEMPORANEA)

9 comentarios

  1. Como te comentaba por el club de lectura, da mucho vértigo…

    Me gusta

    1. Y miedo, también…

      Me gusta verte por aquí!!!🙂

      Me gusta

  2. La felicidad en la ignorancia, no es felicidad es pasotismo y estupidez (opinión personal).
    Lo que pretenden es que seamos cada vez más ignorantes, más enfermos, más dependientes y así manipularnos mejor.
    Por “alusiones” en el fragmento. Disfruto con un buen partido de futbol, me encanta el básquet y si puedo no me pierdo la fase final de la Copa del Rey (aunque sea del Rey ;-)) y aunque no dispongo de todo el tiempo que querría para leer procuro hacerlo todos los días.
    No creo que deporte y cultura sean sustitutivos, o al menos no deberían serlo, y así debemos enseñarlo a jóvenes y niños.
    Bona setmana,

    Me gusta

    1. Coincido contigo. Es estupidez (pero no por ello deja de ser felicidad, la cuestión es si merece la pena -yo creo que no-). Y sí, claro que lo que pretenden es hacer de nosotros una masa fácilmente manipulable (y se lo están currando).

      Lo malo de los deportes “en vena” no es el verlos porque te gusten sino simplemente no ver más allá. Como tú dices, deportes y cultura no deberían ser excluyentes, deberían poder complementarse para poder aportar al individuo todo lo bueno que cada uno de ellos tiene. Si te cargas la cultura y adormeces al pueblo con entretenimiento (sea deporte o cualquier otra cosa) tienes lo que más te conviene: un rebaño humano.

      Bona setmana!!!🙂

      Me gusta

  3. Lleva bastante rato dándome vueltas por la cabeza este titulo, sin embargo por razones diversas y no conocer muy bien de que va el libro siempre lo deje de lado. Esta entrada me a ayudado a decidirme, me lo apunto en mi lista de libros por leer. Excelente entrada.

    Me gusta

    1. Muchas gracias, Esagui. Me alegra saber que te ha gustado la entrada. A mí también llevaba tiempo rondándome por la mente este título y, al final, ya ves, me decidí por él y estoy encantada de haberlo hecho. Espero que disfrutes su lectura. Ya contarás qué te ha parecido.

      Me gusta

  4. […] era una novela infantil/ juvenil. Teniendo en cuenta que lo que había leído de su autor era Fahrenheit 451, la sorpresa fue mayúscula, claro, y debo admitir que, en un principio, fue un chasco encontrarme […]

    Me gusta

  5. […] darse cuenta, el mensaje adoctrinador de la clase dirigente. Bradbury recuperará más adelante, en Fahrenheit 451, la idea del control social a través de la imposición de la ignorancia y la consecución del […]

    Me gusta

  6. […] La trayectoria de ambas estuvo relacionada de un modo u otro casi desde el principio y, como os decía arriba, acabaron fusionándose, conservando, eso sí, el nombre de Galaxy, puesto que If, pese a ganar el Premio Hugo durante tres años consecutivos, nunca fue considerada una revista tan importante como Galaxy, que nunca lo hizo. Durante sus años de vida, tanto una como la otra publicaron las obras de muchos autores, entre los que destaca, por ejemplo, la aparición en febrero de 1951 (portada del número en la foto de arriba) de «The Fireman», el relato de Ray Bradbury que acabó convirtiéndose en Fahrenheit 451. […]

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: