Memorias de una zorra, Francesca Petrizzo

Acabo de terminar Memorias de una zorra, de Francesca Petrizzo. Sí, ya sé que de este título una esperaría encontrarse antes un texto de Valérie Tasso que una novela histórica pero lo que Ediciones B publica en este caso no es otra cosa que la vida y milagros de Helena de Troya, contada, eso sí, por ella misma.

La historia es, claro, la de siempre. Su vida como Helena de Esparta, antes de liarla parda por seguir a su corazón y a su Paris del alma para convertirse en Helena de Troya, y el desenlace de la historia que todos conocemos. La diferencia (aparte de algunos detalles hacia el final del libro que difieren de la versión mitológica más extendida) radica en el punto de vista. A Helena siempre se la ha presentado como un personaje frívolo, tal y como ella misma dice en esta autobiografía, como una zorra. La propia Helena dice ser consciente de ello, de la imagen que los demás tienen de su persona, pero en este libro, por estar escrito en primera persona, la voz de la protagonista es, precisamente eso, su voz. La voz de una Helena que narra, no sólo ya los hechos más importantes de su vida, sino, también, cómo los vivió ella misma, qué le hicieron sentir. Y ahí, en el sentir, está el verdadero valor de esta historia. Porque Helena sentía, ¡vaya si lo hacía! Y son sus sentimientos los que llevan las riendas de esta novela, hilando perfectamente cada uno de los acontecimientos de su vida y de su mundo, el mundo griego, que se vio arrastrado a una terrible guerra por “culpa” de ellos y de sus consecuencias.

Una nave frente a las costas griegas. A bordo, una mujer trata de distinguir el perfil del Peloponeso en la luz incierta del crepúsculo. Es Helena de Troya, devuelta a su patria por su marido, Menelao, después de la destrucción de la orgullosa ciudad. Al viento y a las olas, ella confía su propia historia. Y su voz, melancólica y vibrante, nos habla de una criatura sedienta de amor, llena de pasión y sensualidad, pero obligada a casarse con un hombre al que no ha elegido. Una decisión de la que nacerán lutos y tragedias, porque Helena buscará entre otros brazos aquello que le ha sido negado. La figura de Helena irrumpe en el relato con la fuerza, la rabia y la dulzura de un personaje auténtico, arquetipo de todas las mujeres que a través de los tiempos han opuesto las razones del corazón a las del poder.

La presentación de los personajes, cargados de emociones, nos muestra el alma de cada uno de ellos. Una Helena de hielo, como ella misma se define, contra la Helena apasionada que vive y siente intensamente, en la medida que le es permitido, cada uno de los momentos de su vida, aunque sólo sea internamente. Un Menelao gris, un Paris vacío, un Héctor intenso, el héroe perfectamente dibujado, con todos sus matices heroicos y humanos.

Si, como a mí, os pierden el mundo clásico y su mitología, os encantará esta visión más intimista de los hechos, que nos acerca aún más a sus protagonistas, y, si no, ¿a qué estáis esperando? Leed y deseareis saber más sobre la historia que aquí se nos cuenta y los personajes que la pueblan. Seguro.

Cómpralo en Amazon:

En papel: MEMORIAS DE UNA ZORRA (Historica (ediciones B))

Versión Kindle: Memorias de una zorra

2 comentarios en “Memorias de una zorra, Francesca Petrizzo

  1. Vaya título jaja
    Lo pintas bien, leer nos transporta muchas veces a lugares desconocidos y en este caso además a una época muy, muy diferente.
    Ahora me ha dado por la novela negra, hay que ir cambiando, pero tomo nota 😉

    Me gusta

    • Sí, sí, lo del título tiene telita; se presta a confusión, así que por eso aviso, jeje.

      A mí es que el mundo clásico me pierde, especialmente Grecia, y tanto a Helena como al resto de personajes les tengo especial cariño después de muchas horas de estudio tanto en secundaria como en la universidad (soy de Clásicas -y posterior tránsfuga a Inglesa a media carrera, jajaja-), así que son casi como de la familia.

      Este libro me da una versión mucho más cercana de los personajes que los textos clásicos presentaban de una manera más distante, y eso me gusta porque los siento más cerquita, más humanos (lo sean o no).

      Lo de los géneros va a rachas. Yo tuve una temporada muy de histórica pero hacía mucho que no leía algo ambientado en alguna época anterior. Seguro que llegará mi temporada de la negra y la tuya de histórica, así que ya nos daremos recomendaciones entonces.

      Un abrazo!

      Me gusta

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s