Palabras clave: sorpresa y miedo

La importancia de las palabras clave. Internet es un mundo de información en el que cabe de todo. Precisamente por eso hay que saber cómo traer a tu sitio a la gente que puede estar interesada en lo que tú tienes para ella.

Con este primer párrafo me aseguro un montón de visitas que nada tienen que ver con lo que van a encontrar aquí, así que mal. Muy mal.

Hace tiempo que pensé en hablaros de este tema, y no porque yo sea una experta en el mismo, sino porque, sinceramente, no entiendo cómo han llegado a este blog algunos de sus visitantes, teniendo en cuenta lo que en un principio buscaban.

Os explico. En el panel de control de este blog (y en el de todos), hay un apartado en el que puedes consultar, entre otros muchos datos estadísticos, qué búsquedas (en Google, Yahoo o cualquier otro buscador) han acabado llegando a esta página. Y, francamente, hay algunas muy sorprendentes (y otras directamente preocupantes). Dejaré estas últimas para el final.

Llama la atención la cantidad de gente que ha llegado aquí buscando «sapelly», en cualquiera de sus formas ortográficas, existentes o no, cuando es una palabra que aparece una sola vez en todo el blog. Se trata de un material de difícil limpieza, a juzgar por el interés que tienen todos en saber cómo dejarlo como los chorros del oro.

A través de las imágenes apareces en las páginas más insospechadas, eso es verdad, seguro que a todos os ha pasado muchas veces. Por lo visto, si buscas «dibujo gorda enamorada»,  «caricatura de una mesera fea y gorda» o «dibujos para tontos» también puedes acabar aterrizando aquí. Sospecho que mis dibujos de La chica del lunar han tenido algo que ver en esto.

Como dato curioso, las diferentes combinaciones de palabras que, efectivamente, aparecen en el blog, pero en un contexto totalmente distinto. Hay gente que ha llegado aquí buscando, y cito literalmente, «mi abuela va más rápido que el internet» o «abuelita haciendo ejercicio en barras»; abuela marchosa. Demasiado, teniendo en cuenta que también la buscaron en «sexo con mi madre y abuela» (sic). Otras búsquedas inquietantes son «magrear dormidas»  o, la ganadora indiscutible, «se me llena el culo de leche». ¿En qué parte de todo el contenido de este blog encontró Google algo que le hizo sospechar que aquí podría encontrar este inocente internauta lo que andaba buscando?. Claro que, si hay alguna búsqueda especialmente tenebrosa es, sin duda, «parezco tranquila pero en mi mente ya te he matado tres veces».

Si habéis decidido quedaros después de llegar aquí accidentalmente tras una de estas búsquedas, bienvenidos sois, faltaría más. Supongo que al revés también funciona el asunto. La facilidad con la que buscando la cosa más inocente acabas en una página marrana es destacable. Probad abuscar cualquier cosa en imágenes, si no me creéis, y ya me contaréis.

Anuncios

4 comentarios

  1. Rosa M. · · Responder

    Quédate con la parte positiva del tema, tu página está bien posicionada en los buscadores de internet.
    Si es que las torrijas tienen mucho morbo oculto jaja.

    Me gusta

    1. “Disculpe, pero por torrija no me viene nada” jajaja.
      Sí, sí, hay mucho raro por ahí… seguro que las torrijas también tienen su público… jeje

      Me gusta

  2. Disculpa.. de donde es la cita “parezco tranquila pero en mi mente ya te he matado tres veces” ?

    Me gusta

    1. Pues no tengo ni idea, pero me inquieta un poco que esa frase te pueda conducir a este blog… no?

      Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: