Tiempo para leer

La que es dispersa no puede hacer según que cosas en según qué momentos y/o lugares.

Me maravillo al ver cómo la gente lee en el metro, de camino al trabajo. Incluso de pie. Lo he intentado alguna vez; fracaso total. Soy de las que se distrae con el vuelo de una mosca, no digamos ya en un vagón repleto de gente (a veces, incluso tu espacio personal está repleto de ella). Imposible. Hasta hace poco podía aprovechar la hora de comer; obligada a comer sola fuera de la oficina, leer un libro en el parque, o tomando café, no era una mala opción. Había encontrado el tiempo que nunca tenía para hacerlo. Compañera nueva, a hacer puñetas mi rutina lectora, ya no como sola (lo cual no es una mala noticia pero ha hecho que el libro que tenía a medias -y que aún sigue así-, pese a gustarme, se me esté haciendo pesado).

No es exactamente que le esté cogiendo manía pero sí es cierto que tengo ya ganas de acabarlo y ponerme con el siguiente. Parece que el momento no vaya a llegar nunca y, encima, hay libros a los que he echado el ojo y que, tal y como me propuse hace tiempo, no puedo leer antes de acabar los que ya tengo.

No puedo leer en el metro, en la cama me quedo frita enseguida y durante el resto del día siempre tengo algo que hacer. ¿Tenéis vosotros el mismo problema? ¿Cómo os organizáis para leer?

12 comentarios en “Tiempo para leer

  1. Me pasa igual. Desde hace muchos años no encuentro el momento para leer y creo que la culpa es del ordenador. En casa siempre encuentro algo mejor que hacer para leer. En el bus lo he intentado alguna vez, pero a veces me mareo, me distraigo o me toca ir de pie, con lo que me da pereza llevarme un tocho de libro, más los tupers, más la mochila…. He empezado 4 libros y no he terminado ninguno los últimos tiempos. Fracaso total!

    Me gusta

    • ¡Es un suspenso total! 😉
      A mí me pasa igual y creo que tienes razón: el ordenador tiene mucha culpa.
      Pues nada, habrá que proponérselo seriamente… que luego piensas todo lo que en algún momento quisiste leer y luego dejaste pasar y da una pena…

      Me gusta

  2. Ideal en primavera y otoño al salir del trabajo bajar a la playa (10 minutos en coche), 1 horita en un banco del paseo o en una terraza es doble placer. Todo el mes intentándolo y no he podido un solo día.
    Solo leo cuando estoy sola, o muy segura de que no me van a interrumpir, me gusta enterarme de lo que estoy leyendo y si me llaman, preguntan o al lado tengo alguien mirando la tele resulta imposible, en consecuencia solo leo un ratito por la noche. En la cama imposible, no se como ponerme, no veo bien, me duele el cuello, se me cae el libro.
    Voy acumulando libros porque las horas no dan para más, al menos las mias.
    Incluso en el trabajo tengo uno para la hora de comer, pero ya ves termino leyendo otras cosas y comentado!!!
    Mucho o poco no hay que perder la costumbre,

    Me gusta

    • Te entiendo bien, yo tampoco puedo leer ni escribir -sobre todo escribir- si no sé que tengo un rato largo (pero largo largo) para concentrarme bien y hacerlo sin prisas.
      Lo que tú dices, no hay que perder la costumbre.

      Me gusta

  3. No sois los únicos: yo tampoco leo demasiado desde que existe Internet. Apuro hasta la hora de dormir, veo series o películas y siempre encuentro algo que hacer: limpiar, ordenar, hacer deporte,…

    Tengo un par de libros a medias y otros tantos pendientes y no hay manera, oye. Es complicado pero hay que sacar tiempo para estos pequeños placeres. Menos Angry Birds y más lectura!

    Me gusta

    • ¡Uy! Por suerte he conseguido mantenerme alejada de los Angry Birds; sólo me faltaban más distracciones…

      Si por lo menos aparcara la lectura para hacer deporte no me sentiría tan culpable, pero reconozco que Internet me ocupa buena parte de ese tiempo que no tengo (muy buena para algunas cosas, pero nefasta para una mente dispersa).

      Yo, como deje un libro a medias para empezar otro, por experiencia sé que nunca jamás lo retomaré, así que me lo tengo prohibido.

      ¡Un saludo!

      Me gusta

    • ¡Uy! Si es por cola en el médico, me da que a partir de ahora vamos a tener mucho tiempo para leer… sic.

      Pues ánimo con la escritura, que también hay que cuidarla…

      Me gusta

    • Está aquí, pero mañana… que sale los viernes.
      (o has recibido algún tipo de notificación? es que, mientras la estaba escribiendo debí de apretar un comando de teclas, sin querer, y se publicó “sola”. Como no estaba acabada la quité. Ahora ya está lista, esperando que llegue el viernes… 🙂

      Me gusta

      • Mi lateral dice:
        La chica del lunar – capítulo 2 – Mi instinto justiciero me obliga a cargar la cafetera, “clac-clac”, dos veces, con café puro arábica. Es lo que pone en el envase pero yo no sé ni qué pint…
        ¡¡¡Que nervios!!!

        Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s